Los directores y maestros tanto de escuelas públicas y privadas, deben mostrarse más conscientes de la situación económica por la que atraviesan infinidad de familias y no exigir la cantidad de material y útiles para trabajar, sobre todo si se toma en consideración que no se tiene preciso si las clases iniciarán en línea.

La diputada Gladys Adriana Ramírez Aguilar, comentó que será conveniente que no se exija que los cuadernos o libros sean necesariamente nuevos, claro es, si algunos padres de familia están en condiciones de adquirirlos, está bien, pero también saber que no todos está en las mismas circunstancias y necesitarán de comprensión.

“Es necesario planear bien los materiales que se incluyen en las listas de útiles escolares para el ciclo escolar venidero, pues las finanzas en las familias están debilitadas, por lo que pedir demasiados cuadernos, libros y otros insumos, además de exigir que sean nuevos, sería mucho para muchos”.

En su calidad de integrante de la Comisión de Educación en el Congreso del Estado, externó que la petición a los maestros es que dejen de lado las exigencias, y es que resulta que algunos “se fijan inclusive en que los lápices y plumas sean nuevas, igual con los colores; hay tiempos en que los papás hacen hasta lo imposible por cumplir, pero ahora es más complicado”.

Comentó que no estaría de más permitir que haya reciclaje de cuadernos e inclusive de libros que puedan ser utilizados por hermanos de otros estudiantes que hayan pasado determinados grados; “el reciclaje podrá ser una tendencia que permita cuidar la economía en las familias”.

Finalmente, la representante popular consideró que lo mismo ocurre con la exigencia en algunas escuelas con la compra de uniformes y zapatos nuevos; “tendremos una reunión en el IEA para que los directores tengan la conciencia de no exigir, pues aunque el padre de familia quiera lo mejor para sus hijos, hay otras necesidades en casa”.