Claudia Salazar
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La Gobernadora de Campeche, Layda Sansores, señaló que espera haya un acuerdo con el Gobierno federal sobre lo que sucederá con el dirigente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, respecto de las investigaciones en su contra y los acuerdos en el Congreso.

Aseguró que fue una coincidencia que ella dejara de difundir audios del también diputado, en su programa Martes del Jaguar, y las negociaciones para sacar adelante reformas sobre la Guardia Nacional con el apoyo del tricolor.

Dijo que en Campeche no lo han perdonado ni existe un «PRIMOR».

«En Campeche tenemos una visión, ojalá podamos llegar a un acuerdo aquí, con el Gobierno Federal», declaró en el Tercer Congreso Nacional de Morena.

Dijo que espera que sigan con sus pesquisas la Fiscalía General de la República y la Fiscalía de Justicia del Estado de Campeche, la cual solicitó el desafuero de Alito Moreno, a fin de poder procesarlo por el delito de enriquecimiento ilícito.

-¿Le pidieron que le bajara el tono con Alito?, se le preguntó.

«Fue una coincidencia, se mataron dos pájaros de un tiro. Tenía la advertencia de que me volvieran a requerir», respondió.

Explicó que Moreno Cárdenas la acusó de desacato y que tuvo que responder a varias incidencias.

Destacó que el juez que lleva el caso consideró que no había desacato sobre la resolución del juez sobre la difusión de los audios, pero sí le advirtió que no fuera de nuevo señalada por el demandante.

Destacó que su abogado le recomendó evitar continuar con más incidencias, lo cual prolonga el caso.

Subrayó que el dirigente del PRI la acusa por cualquier cosa que dice.

Incluso, dijo, la ha acusado de que lo tortura con sus programas.

«Cualquier cosa que decimos mete incidencias e incidencias, es un cuento de nunca acabar.

«El abogado cree que el fallo puede salir a nuestro favor, que nos conviene que ya esto se termine, porque se prolongó mucho», relató de por qué se dejó de difundir audios del dirigente priista.

Señaló que habían decidido «bajarle el tono» durante tres semanas, lo que coincidió con la iniciativa del PRI para prolongar hasta 2028 la presencia de militares en tareas de seguridad pública.

Destacó que también al dejar de hablar de Alito Moreno en su programa, sirvió para ver si cumpliría su palabra y que no pusiera pretextos.

Resaltó que los posibles delitos que se hayan cometido por el dirigente del PRI, cuando fue Gobernador, es un tema muy delicado para los ciudadanos de Campeche.

«Estoy en una lucha que espero se comprenda».

-¿No hay PRIMOR, entonces?

«En Campeche, no», respondió.