A casi dos meses de que comenzara a azotar la pandemia provocada por el COVID-19, misma que ante la activación de la fase tres ha provocado la suspensión de la mayoría de las actividades, la Iglesia católica en Aguascalientes se suma al llamado que han manifestado algunos sectores, para que a la brevedad posible y atendiendo medidas de sanidad puedan en su caso celebrar misas a puerta abierta.
El vocero de la Diócesis de Aguascalientes, Felipe Gutiérrez Rosales, reconoció que tras la prohibición de creyentes a las celebraciones eucarísticas la manutención de las parroquias se ha visto afectada, al no recibir el diezmo que permite hacerle frente a gastos originados por servicios. Sin embargo, la intención de que pronto puedan abrir los templos sus puertas va más allá de lo económico, al indicar el clérigo que es necesario mantener encendida la fe y más aún en estos momentos.
Gutiérrez Rosales agregó que en todo caso sería el Obispo José María de la Torre, quien tendría que formalizar la petición para que las autoridades correspondientes analizaran la solicitud. Mientras eso sucede, dijo que las celebraciones religiosas continuarán realizándose a puerta cerrada, algunas de ellas incluso transmitidas por redes sociales.

“Esperemos que no perdamos tanto tiempo y que las autoridades sanitarias puedan en su momento darnos la oportunidad de abrir las puertas, considerando que el regreso no sería masivo sino incluso escalonado y atendiendo en todo momento las medidas de prevención”, Felipe Gutiérrez Rosales, Diócesis de Aguascalientes.