José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- El fantasma de imponer aranceles a las importaciones mexicanas si el Gobierno de México no tomaba acciones para reducir los flujos migratorios irregulares funcionó, aseguró ayer Mike Pompeo, el Secretario de Estado estadounidense.
“Cuando el Presidente (Donald Trump) presentó el fantasma de los aranceles hicimos más progreso en el curso de unos cuantos días que en el curso de lo que habíamos hecho en el año y casi tres meses que he sido Secretario de Estado. Pienso que concentró la atención de todos”, dijo Pompeo.
De acuerdo con el funcionario, la delegación mexicana aceptó “hacer algunas cosas que ellos no nos habían dejado hacer antes” con respecto al programa conocido como Protocolos de Protección al Migrante (MPP, en inglés).
Este programa obliga a México y en particular al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador a recibir en su territorio a las personas que solicitan asilo en Estados Unidos mientras dura su proceso.
De enero a la fecha México ha recibido a más 11 mil solicitantes de asilo en EU, pero se espera que tras este nuevo acuerdo la cifra llegue hasta 60 mil personas.
Pompeo hizo las declaraciones durante una comparecencia ante el Grupo para Narcóticos Internacionales del Senado de EU.