Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 01-Oct-2021 .-El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, se sumó a las voces de Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, y de José María Aznar, ex presidente del Gobierno español, y rechazó que España deba pedir perdón por los excesos de la conquista como lo ha reclamado el Mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador.
«Desde España no tenemos que pedir perdón, pero tenemos que dar las gracias a una historia común que ha sido el mayor hito de la humanidad después de Roma: la Hispanidad», señaló el dirigente en una convención de su partido en la que estuvo presente el ex Presidente mexicano Felipe Calderón.

«Gracias a México desde España y con el gran orgullo de sentirnos una nación hermana».

En un tono mucho más suave que Díaz Ayuso y Aznar, Casado se refirió a la polémica abierta desde que en marzo de 2019, López Obrador pidió al Rey Felipe VI que el Estado español admita de manera pública y oficial su «responsabilidad histórica» y ofrezca disculpas por los «crímenes», «violaciones» y «atropellos» contra las comunidades indígenas cometidos durante la conquista y el proceso de colonización.

El líder del PP reivindicó el «lazo histórico entre México y España» y subrayó que «el mestizaje, el aprendizaje y la aportación mutuas construyeron sociedades mejores».

Por su parte, de acuerdo con el diario El País, Calderón pidió a los españoles «no caer en la trampa de quienes siembran tempestades».

«Yo no soy indígena. No soy español. Soy profunda y orgullosamente mexicano, de raíces indisolubles, indígenas y españolas como todos los mexicanos, y profundamente orgulloso de todas esas raíces, así me declaro, así soy, así he vivido y así espero morir», se ve decir al ex Mandatario panista en un video que compartió Casado en Twitter, en el cual le agradece al mexicano por «manifestar su profundo orgullo por las raíces indisolubles que nos unen».

Calderón dijo que aborrece y maldice «las atrocidades de Núñez de Guzmán» (en referencia a un conquistador español) pero también bendice y agradece «las bendiciones de Vasco de Quiroga» (primer Obispo de México).

«Me declaro orgulloso de ser mexicano, y a mis propios compatriotas les digo: no caigamos en la trampa. Aquí lo que se busca es dividir», exhortó desde Cartagena (Murcia), al tiempo que pidió a los españoles «no caer en la trampa de dividir a los mexicanos».