Trabaja la Fundación VIHDHA de la mano con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugios (ACNUR) en la creación de un refugio en la entidad para migrantes de la comunidad LGBT, así lo dio a conocer su coordinador, Marco García Robles.

El activista comentó que hace algunas semanas sostuvo una reunión con el encargado de la ACNUR en Aguascalientes y acordaron volver a tener un encuentro a finales de este mes con la intención de establecer mecanismos de apoyo para los migrantes LGBT y para lo cual exploran la posibilidad de abrir un refugio o una Casa de Estancia Corta para las personas en tránsito de la diversidad sexual.

Detalló que para ello se han reunido con gente del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes y con la Casa Migrante, a fin de atender esta problemática de movilidad humana, de desplazamiento forzoso y sobre todo del colectivo LGBT.

García Robles reconoció que la problemática de la migración forzada es fuerte sobre todo por cuestiones de violencia en los países centroamericanos que es donde se presenta más, como Guatemala, Honduras y El Salvador y en el caso de la población LGBT, ésta es doblemente violentada porque hay una cuestión cultural con las Maras o de las pandillas, donde hay una cuestión marcada del género y cuando está el componente de la diversidad sexual, son personas todavía más atacadas.

Aclaró que si bien no hay una fecha para echar a andar dicho refugio, lo ideal es que antes de que concluya este año ya se pueda contar con un espacio o algún mecanismo para poder apoyar las labores que hacen la ACNUR en el acompañamiento y seguimiento de ciertas personas que tienen la condición de refugiadas y que piden esta garantía por parte del Estado Mexicano y donde ellos tienen sus propios mecanismos de trabajo. “La cuestión sería coadyuvar inicialmente y en algún momento establecer nuestro propio espacio. Evidentemente hay asuntos que hay que verificar como el tema económico, el tema de regulaciones, el tema de la pandemia, son varios aspectos que hay que tomar en cuenta, porque atender a personas con vulnerabilidad implica hacerlo de la manera más profesional posible”.