Daniela Perales Bosque

Esta semana tuve la grandiosa oportunidad de presentar mi libro, una novela juvenil de aventuras “En el camino a Casa”, en la Feria del Libro de Aguascalientes que, por cierto, finaliza este domingo 28 de noviembre. Esta experiencia resultó ser muy novedosa y emocionante para mí, pues jamás había presentado un libro de mi autoría. Antes de la presentación, hablé con mi editora Sandra Reyes, quien me entrevistó durante el evento y antes de ello me previno con algunas preguntas que podría hacerme durante la presentación. La mayoría de ellas pues muy típicas, ¿de qué trata el libro?, ¿para quién está dirigido?, ¿cómo iniciaste escribiendo? Entre muchas otras. Sin embargo, me propuso una que me intrigó demasiado…. ¿Cómo estás viviendo tu incursión como autor al mundo de la literatura?

En lo personal resulta ser una experiencia que estoy tratando de disfrutar y es muy grato poder ver una obra finalizada y sobre todo compartirla con tu gente más cercana. Es muy reconfortante hablar con alguien que tuvo la oportunidad de leerte y que te diga cómo lo recibió. En la presentación traté de repetir estas palabras y también se me ocurrió hablar sobre ciertas dificultades que tienen todos los escritores principiantes como yo. Primero hablé sobre el valor que se necesita para publicar, esto sin duda es la base de todo y el acto primordial. Comenté que con la publicación puede venir este temor a la crítica y sobre todo cuando parece ser un mundo desconocido o del que no somos tan “parte” aún. Creo que vale mucho la pena publicar aquello que escribimos, creemos y sentimos que puede encontrar conexión con alguna persona. No es que uno escriba para agradar, pero siempre existirá alguien que se sienta identificado y que le pueda llegar a interesar. Es un riesgo que hay que correr.

También hablé sobre lo que ocurre cuando te animas a correr este riesgo y publicas. Viene el proceso de la edición del libro y todo lo que implica, dictámenes, corrección, propuestas, diseños, maquetación, etc. Un proceso que incluso llega a ser costoso. Cuando se publica el libro, en ocasiones parece difícil conseguir a quién venderlo y me he topado con muchos autores que aún guardan libros que no pudieron vender. Es por ello que reflexioné sobre estas dificultades que experimenta el escritor aprendiz. Para vender este producto, se necesita apoyo como este tipo de eventos que es la Feria del Libro, donde promueven las novedades literarias y los autores nuevos. Se necesita acudir a lugares donde sepas que tal sector pueda estar interesado, por lo que se necesita planeación sobre la manera de distribuirlos. Todo esto a razón de ser nuevos en esta labor. Las librerías parecerían ser la mejor opción, pues ¿qué libro no se encuentra en una librería? En realidad, las librerías se quedan con un alto porcentaje por cada libro que se vende y es por eso que a veces no resulta ser negocio y se venden en otro tipo de eventos donde se obtiene una mayor ganancia.

En fin, estas son algunas de las cosas que le ocurren a un escritor y que nunca había yo analizado, hasta que tuve la oportunidad de sentarme del otro lado de la mesa. La labor del escritor puede llegar a ser sacrificada, difícil de reconocer, criticada, mal valorada. Sin embargo, es el único espacio libre donde dejan de importar aquellas posibles carencias. Es un momento y lugar donde mentir y exagerar no es juzgado, donde no existe algún límite de lo que parecía real, donde se necesita imaginar hasta verlo real. Donde sólo la capacidad imaginativa y descriptiva, te permite pasar aquello que imaginaste tal cual, al papel, de modo que alguien más pueda leer y verlo justo como lo pensaste. Así es esta satisfactoria labor.

Apóyanos en esta Feria del Libro de Aguascalientes 2021.

¡Participa con tu opinión!