Salvador Rodríguez López

Como mandan los cánones de la política de escritorio, el Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE) se dio por satisfecho ante el acuerdo que logró con los partidos políticos, a través del cual se comprometen que durante las precampañas y campañas respetarán las normas sanitarias, particularmente que el número de asistentes no debe pasar de 50 en mítines, reuniones y asambleas, sin embargo cumplir esta regla va a estar difícil porque tan sólo el séquito de los candidatos sobrepasa ese número.

Asimismo, como parte del mismo convenio, en todo momento se deberá contar con un filtro sanitario previo a la realización del mismo y dentro del equipo partidista o proselitista deberá haber designados para el conteo de las personas que estén en cada evento. Hay varias preguntas que ojalá alguien las responda, principalmente cómo harán la selección de los que sí pueden estar y quienes deben salir, o acaso serán eventos exclusivos en que sólo pueden acudir quien lleve una invitación, lo que de ser así restringiría enormemente el acercamiento del abanderado con el pueblo. Recuérdese que el voto de los militantes no es suficiente para ganar una elección, se requiere de los simpatizantes y de aquellos que consideran que la o el abanderado es una buena opción, por consiguiente, si sólo va a haber un acercamiento con los próximos para que sean los elegidos en recibir el mensaje podrían quedarse al final silbando en la loma.

Asimismo, por obligación los organizadores de cada acto deberán proporcionar información de las medidas de protección previo a los eventos públicos y queda prohibido el consumo de bebidas y alimentos durante las reuniones, lo que implica que el aspirante no pueda ni siquiera tener un vaso con agua para refrescarse un poco durante su discurso.

También se dispuso el “lavado frecuente de manos con agua y jabón”, por lo que cada asistente deberá llevar su propia bandeja y un recipiente con el líquido para asearse mientras escucha la perorata del aspirante a gobernador.

El público deberá mantener una distancia mínima de metro y medio entre sí, por lo que si tienen que hacer un comentario deberá hacerlo a gritos y así todo mundo se dará por enterado.

El presidente del IEE, Luis Fernando Landeros Ortiz, consideró que “será necesario replantearse las estrategias que usarán los partidos para la propaganda política”, debiendo ajustarse a lo dispuesto por las autoridades sanitarias para enfrentar la pandemia.

Aunque es un asunto de competencia directa del IEE, como organismo autónomo, el secretario general de Gobierno Juan Manuel Flores Femat, afirmó que se mantendrá pendiente de que se cumpla el convenio y de lo que disponga el Instituto de Salud, sin que se precise si habrá sanciones para quienes violen el convenio y de qué tipo serán, lo único que se mencionó fue que la jauría sanitaria, que depende del ISSEA, actuará ante cualquier denuncia de aquellos “que no respeten el protocolo” y sin determinar si se dispondrá la suspensión de un mitin, asamblea o reunión cuando exista una violación a las medidas dictadas. Será interesante observar si actúan con la misma rudeza que con micro y pequeños comerciantes.

RECULAR EN EL TIEMPO

La cancelación de los vuelos a la capital del país en lo que resta de este mes, por parte de Aeroméxico, replanteó la necesidad de tramitar más líneas para que Aguascalientes sea menos dependiente de la principal empresa y al mismo tiempo que exista una competencia comercial que redunde en un servicio más amplio y eficiente.

Es un problema que hizo evocar cuando esta entidad estaba a expensas del servicio de trenes y autobuses, por lo que si había un descarrilamiento o un choque de convoyes se suspendía las corridas por uno o dos días, mientras que si era un accidente carretero obligaba a desviar el servicio por San Luis Potosí. En ambos casos la única opción era tener paciencia y confiar en que pronto se tendría la solución.

En los tiempos actuales se esperaría que todo estuviera bajo control y que se tiene una respuesta pronta y eficaz ante cualquier imprevisto, pero está visto que a las líneas aéreas de todo el mundo el coronavirus los tomó por sorpresa, pues contagió a un número elevado de tripulaciones y por ende llevó a la suspensión en cadena de vuelos, al no tener la suficiente reserva de personal, aunque todo indica que al menos en la capital del país empieza a normalizarse, sin embargo se hace a costa de los aeropuertos de provincia como sucede con Aguascalientes, que de improviso se anunció el pasado 10 del mes en curso que los dos vuelos diarios de Aeroméxico quedaban cancelados por todo lo que resta de enero.

Con lo anterior los que tenían comprado el billete han tenido que acudir a la empresa para que les informen cómo queda su situación, lo que quiérase o no trastoca planes ya que ahora tendrán que buscar otra línea, sea a nivel local o regional, para hacer el viaje programado.

Las otras empresas que operan en la terminal local mantienen el flujo habitual de sus vuelos, lo que se convierte en una opción para quienes habían previsto hacerlo por Aeroméxico, aunque para ello tengan que rescindir el ejercicio que habían realizado.

Ojalá que los inconvenientes que se han vivido sirvan para que la principal compañía del país los solucione de una vez por todas, ya que a decir del vocero del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Miguel Cravioto Sámano, previo a las cancelaciones se habían tenido algunos retrasos en las salidas de los vuelos, debido a la falta de personal, lo que se especula en la Ciudad de México se debe a la restricción de la nómina que se ha llevado a cabo y que hoy, en que requieren de pilotos, copilotos, auxiliares de vuelo y personal en tierra no hay los necesarios para suplir a los que presuntamente han resultado contagiados por el virus.

La única realidad es que Aeroméxico suspendió la mayor parte de las cinco operaciones de llegada y cinco de salida diarias, de lunes a domingo, particularmente a la capital del país, lo que durará todo el mes, por lo que quienes tenían apartado su lugar deben recurrir a la empresa para fijar su situación.

ATENTO AL REBAÑO

Amplios comentarios positivos han suscitado las declaraciones del Obispo electo de Aguascalientes, Juan Espinoza Jiménez, al considerar que desde ahora esté atento a las necesidades y rutinas que tiene el pueblo que le ha sido conferido guiar. Aunque faltan unas semanas para que tome posesión, se va interiorizando de lo que es la Diócesis, cómo es su composición geográfica (que comprende los once municipios de Aguascalientes y varios de Jalisco y Zacatecas), el número de católicos confesos, en qué condiciones se desenvuelve la vida colectiva, qué hace falta para impulsar la evangelización, etc., con lo que podrá conjugar su experiencia con los requerimientos locales. Durante la conferencia virtual que dictó el pasado 10 de enero, el prelado consideró que la situación que prevalece con motivo del coronavirus no debe permitir que disminuya la esperanza, por el contrario, hay que tener fe en que pronto sea superada y en lo cual cada uno debe sentirse comprometido a través de obedecer las normas sanitarias, sólo así, si hay un cuidado personal y general es posible que la pandemia quede atrás. Espinoza Jiménez está al tanto del reciente decreto que emitió el Gobierno del Estado como parte del esfuerzo que hay para frenar el avance del virus, por lo que consideró que la Iglesia debe aplicar las medidas de sanidad previstas, de igual manera se pronunció porque además de los servicios religiosos presenciales, en los que se cumplan las medidas de prevención correspondientes, deben continuar las misas por televisión y las redes sociales, que son de gran ayuda espiritual para quienes están impedidos de salir. Es importante que todos los creyentes se unan en oración desde el lugar que se encuentren para que pronto se supere esta etapa y la única forma de lograrlo es ceñirse a las disposiciones de la autoridad de salud.

¡Participa con tu opinión!