José de Jesús López de Lara

En un terreno en despoblado que se ubica por la carretera estatal No. 44 y casi cruce con la carretera estatal No. 148, a la altura del poblado de Amapolas del Río, fue localizado el cadáver de una persona del sexo masculino que presentaba visibles huellas de violencia.
La víctima fue identificada como Néstor Vicente, de 24 años, quien se encontraba desaparecido desde el pasado jueves 24 de diciembre. El cadáver ya presentaba signos de descomposición, además de que había sido parcialmente devorado por animales carroñeros.
Fue aproximadamente a las 17:00 horas del miércoles, cuando se recibió un reporte al servicio de emergencias, donde se informaba que a unos 400 metros de la carretera estatal No. 44 y las vías del FF.CC., en una zona despoblada, había sido encontrado el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino.
Al lugar del hallazgo acudieron policías preventivos de Aguascalientes, quienes confirmaron el reporte. El cadáver estaba entre unos matorrales y en avanzado estado de descomposición, además de que presentaba visibles huellas de golpes y presentaba mordeduras provocadas por animales carroñeros.
A un costado del cadáver estaban sus prendas de vestir, entre ellas una chamarra con rastros de sangre.
Más tarde, arribaron a la escena del hallazgo policías estatales y una ambulancia de la Coordinación Municipal de Protección Civil, además de agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Cabe destacar que en ese lugar se encontraban familiares de Néstor Vicente, con domicilio en el poblado de Amapolas del Río. Fue la mamá de este joven quien reconoció el cadáver como su hijo.
Manifestó que desapareció desde el pasado jueves 24 de diciembre y a partir de entonces, todos los días salían a los alrededores a buscarlo. Fue finalmente la tarde del miércoles, cuando lo encontraron en ese lugar.