Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aunque a nivel nacional los homicidios disminuyeron 3.1 por ciento, en Zacatecas, Sonora, Morelos, Michoacán y Baja California, todos con gobiernos morenistas, y donde se registra una visible disputa entre grupos del crimen organizado, la cifra se incrementó.
Zacatecas, gobernada por el morenista David Monreal, es la entidad que en cifras absolutas y relativas tuvo el mayor incremento, pues pasó de mil 244 homicidios registrados en 2020, a mil 776 el año pasado, es decir, hubo 532 más, lo que representa una variación de 42.8 por ciento, según cifras del Inegi.
En esta entidad, de acuerdo con reportes de las autoridades, se registra un enfrentamiento entre el Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), que ha escalado hasta la exhibición de cuerpos colgados de puentes.
En noviembre del año pasado, los cuerpos de 10 hombres, que previamente habían sido secuestrados, fueron colgados de un puente de la carretera federal 45 Zacatecas- Aguascalientes.
Gobernada por el morenista Alfonso Durazo, la segunda entidad en registrar un mayor incremento en crímenes fue Sonora, que pasó de mil 582 homicidios en 2020, a 2 mil 88 el año pasado. Es decir, sumó 506 asesinatos, lo que representa un incremento de 32 por ciento.
En Sonora, principalmente en la zona noroeste, se registra un enfrentamiento entre el Cártel de Caborca, comandado por el recién aprehendido Rafael Caro Quintero, y el Cártel de Sinaloa, dirigido por los hijos de Joaquín «El Chapo» Guzmán.
«La ciudadanía de Magdalena, Santa Ana, Caborca y Nogales estamos hartos de la violencia que no cesa en estos municipios, los responsables de todo son Felipe de Jesús Sosa Canisales «El Gigio», Leonardo López «El 20», Ramón Quintero Páez «El Tiko», José Gil Caro Quintero, Rafael Caro Quintero y Rodrigo Páez Quintero», se aseguró en una manta desplegada en julio de 2021.
El incremento en los homicidios se registra a pesar de que Durazo, antes de asumir la gubernatura, se desempeñó como Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana federal, desde donde impulsó el despliegue de la Guardia Nacional.
Otras entidades que registraron incrementos importantes son Michoacán, Baja California y Morelos, en donde distintos grupos del crimen también están disputando el control del territorio.
En Morelos, al mando del morenista Cuauhtémoc Blanco, se reportaron en 2020 un total de 988 asesinatos, mientras que en 2021 la cifra ascendió a mil 198, una diferencia de 210 crímenes extra, un incremento de 21.3 por ciento.
Baja California, gobernado por la morenista Marina del Pilar Ávila, reportó 2 mil 697 homicidios en 2020, y el año pasado 3 mil 246, es decir, sumó 549 más, un crecimiento de 20 por ciento.
Michoacán, gobernado por el morenista Alfredo Ramírez Bedolla, pasó de 2 mil 400 asesinatos cometidos en 2020, a 2 mil 691 el año pasado, lo que significa que tuvo 291 homicidios más, un incremento de 12.1 por ciento.
Otras entidades que también registraron un incremento en su incidencia homicida son Nuevo León, Quintana Roo, Nayarit, Chiapas, Campeche, Estado de México, Aguascalientes, Tlaxcala y Querétaro.