Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

Una nueva ola de violencia azota Israel y la Franja de Gaza… (bbc.com).

Comentario:

Estamos hablando de un conflicto histórico y, al parecer, debido a la casi completa ausencia de esfuerzos por alcanzar la paz… eterno. En principio Israel tiene el poder, Palestina normalmente se repliega a las zonas asignadas, pero, observando cómo disparó más de mil cohetes a ciudades israelíes en pocos días, no está incapacitada. ¿Qué ocurrió que se encendieron las hostilidades al punto de clamar decenas de víctimas?

Entendemos que es un conflicto abierto. Israel desea que toda Jerusalén sea su capital, sin palestinos de preferencia, con la posibilidad de construir su Templo sagrado en el terreno que ocupa actualmente el Domo de la Roca musulmán. Los palestinos desean la parte este de Jerusalén para que sea la capital de un futuro estado palestino, con acceso por supuesto al Domo de la Roca. ¿Cómo lograr la paz cuando el territorio reclamado es el mismo? El último esfuerzo fue la propuesta de Donald Trump que estaba completamente cargada en favor del lado israelí y fue despreciada por los palestinos. Trump llegó al punto de decretar que la embajada de Estados Unidos se trasladara a Jerusalén, pero de momento todo ha quedado en una declaración.

¿Por qué si el pleito inició con la formación del estado israelí en 1948, existen períodos de paz y tranquilidad? Son eso, períodos, en los que los palestinos se resignan a la superioridad del poder militar israelí y la convivencia predomina. Sin embargo, cuando algún evento enciende una chispa, el rencor acumulado sale a la superficie. En esta ocasión, con motivo del Día de Jerusalén (recordando una victoria militar) los ciudadanos israelíes hicieron una marcha por Jerusalén, incluidas zonas mayormente palestinas. Recordemos que Jerusalén está ideológicamente dividida en cuatro cuadrantes: Judío, Palestino, Armenio y Cristiano. Invadir zonas, y en este caso, celebrando victoria sobre los árabes, es poco sensible.

Sumado a lo anterior, la policía de Israel mostró mano dura durante los festejos del Ramadán árabe ocupando territorio de la mezquita sagrada junto al Domo de la Roca. La reclamación palestina no se hizo esperar. Y para rematar, los israelíes se pusieron a desalojar colonos palestinos de una zona de Jerusalén oriental para entregar el área a colonos judíos.

Palestina no aguantó más y disparó cientos de cohetes desde la franja de Gaza sobre Jerusalén, Tel Aviv y Beerseba. Israel puso a funcionar su sistema antimisiles Domo de Hierro, el cual mostró una eficiencia del 85% y destruyó los cohetes en el aire antes de llegar a su destino. Por supuesto, unos cuantos lograron pasar y causaron destrozos. De inmediato se inició la respuesta: ataques aéreos de Israel sobre objetivos “terroristas” en Gaza. Inevitablemente se destruyó un edificio de departamentos y murieron muchos civiles.

Y estamos en esa escalada. Ya los palestinos prometieron respuesta “sorpresa” y el primer ministro israelí dijo que la respuesta de su país sólo había sido el inicio. ¡Cuidado! Vamos a tener una revitalización del conflicto en el Medio Oriente especialmente cruda.

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com.