Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A más de dos años de que la morenista Layda Sansores asumió la Gubernatura de Campeche, en el estado han escalado los conflictos con elementos de la Policía Estatal.
A pesar de ser considerada una de las entidades más seguras del País, algunos delitos registraron un aumento desde septiembre de 2021, que inició su Administración.
Tal es el caso de los homicidios dolosos, que pasaron de 94 en 2022 a 104 en 2023, un incremento del 10.6 por ciento. En el mismo periodo, las extorsiones se elevaron de 90 a 97, y los robos totales de 5 mil 936 a 5 mil 999.
El 15 de marzo pasado, un operativo de traslado de reos de alta peligrosidad en el Centro de Reinserción Social de San Francisco Kobén -que dejó 55 heridos y presuntos abusos sexuales a mujeres policías- detonó una rebelión de agentes y la exigencia de destitución de la Secretaria de Seguridad estatal, Marcela Muñoz.
De acuerdo con elementos que participaron en el operativo, los reclusos los atacaron con palos, piedras, botellas, machetes y hasta bombas molotov. También se reportaron golpes y abusos sexuales contra mujeres policías.
«La mayoría de las compañeras fuimos sin casco, sin protección alguna. El compañero que se lastimó, se lastimó por regresar a sacar a nuestras compañeras que ya tenían algunos reos; ellos ya tenían machetes, cuchillos, ya nos esperaban», aseguró una agente.
Tras los hechos, la dependencia estatal emitió un comunicado en el que calificó el operativo de exitoso y rechazó las «especulaciones difundidas por algunos medios».
Al día siguiente, policías tomaron las instalaciones de la Secretaría y se declararon en paro de labores en demanda del cese de Muñoz.
Además, denunciaron que los mandaron al penal sin equipo adecuado y por las presuntas vejaciones cometidas por reos.
Sansores respondió en su programa televisivo transmitido el martes pasado: «quieren que vaya yo, mejor que vaya la mamá de cualquiera de ellos, porque yo no voy a ir, no cuenten, para que nos agredan, es una provocación».
Y agregó: «No se confundan. La Secretaria de Seguridad es Marcela Muñoz, es y seguirá siendo la Secretaria de Seguridad, no se confundan».
En el mismo programa, la morenista advirtió a los policías que estaban en paro que habría sanciones -como despidos-, pues estaban incurriendo en los delitos de motín, sabotaje y usurpación de función.
Tras la respuesta de la Mandataria estatal, el 20 de marzo pasado policías estatales y cientos de ciudadanos marcharon en la capital de Campeche.
La protesta culminó frente a las oficinas del Palacio de Gobierno con gritos de «¡Fuera Marcela!»; no obstante, la Gobernadora se limitó a publicar fotografías en las que aseguraba estar con los elementos policiacos.
Además, Sansores se comprometió a responder al pliego petitorio «punto por punto», aunque atribuyó la movilización al PRI y a MC, y anunció que fijará postura el próximo sábado, durante la denominada «Marcha por Layda» a la que sus seguidores están convocando en redes sociales.