El Partido Acción Nacional respalda al gobernador Martín Orozco en su exigencia al Gobierno Federal por la no extinción de los fideicomisos ante las afectaciones que ello provoca a los aguascalentenses, señaló el presidente del Comité Directivo Estatal, Gustavo Báez Leos.
El dirigente panista dejó en claro que esta no es una lucha de un gobernador o de varios estados, sino de la sociedad para que el presidente de la República pueda darse cuenta de todas las afectaciones que está provocando. “Nos sorprende cómo el presidente López Obrador no asimila todo el daño que está haciendo con la desaparición de los fideicomisos. Nosotros como partido llevamos semanas diciéndolo muy claro y que el Estado de Aguascalientes en específico ocupa más recursos para Aguascalientes para generar bienestar y las condiciones necesarias”.
Afirmó que actualmente el grupo mayoritario de MORENA en el Congreso de la Unión le está entregando al presidente de la República más de 115 mil millones de pesos del presupuesto directo, así como más de 70 mil millones de los fideicomisos y próximamente más de 20 mil millones de pesos del tema de salud, “entonces estos 200 mil millones de pesos no los vemos, no sabemos cómo se va a actuar y es preocupante porque no está afectando a la economía de un gobernador, sino al crecimiento de México”.
Lamentó que el Ejecutivo Federal no asimile la repercusión que esta decisión trae a Aguascalientes al ser un golpe mortal para los municipios y los estados en general que está afectando al dejar sin cultura, educación y seguridad a los propios ayuntamientos. “Está acabando con el Estado de Derecho y la verdad es de reconocer el tener todo el apoyo de los gobernadores de la Alianza Federalista que alzaron la voz”.
Por lo anterior, dijo que el PAN también seguirá en la lucha reforzando la campaña de más recursos para Aguascalientes a través de la plataforma change.org invitando a la gente a que se sume para solicitar más recursos para el Estado y cabildeando con legisladores de otros partidos en el Congreso de la Unión, “pues los aguascalentenses no quieren nada extraordinario, sino lo que ya tenían y con lo que se venían desarrollando”.