Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador calificó ayer de aberración la decisión de la Corte de anular la prohibición a los altos funcionarios federales para laborar en empresas privadas ligadas con su sector durante los 10 años siguientes a su encargo público.
En su conferencia mañanera, afirmó que quitar ese «candado» en la Ley de Austeridad abre la puerta una «mezcolanza» y una «inmoral promiscuidad política-administrativa».
«No estoy de acuerdo con eso, hay que buscar la forma, o sea, yo no me voy a quedar callado ante esas aberraciones, ya nos ofendieron, por decir lo menos, con esas prácticas. Es una aberración. ¡Cómo es posible que se regrese a lo de antes!», reprochó.
«¿Y qué era lo de antes?, bueno, la vergüenza nacional de que el que privatiza los ferrocarriles, el que acaba con la historia de siglo y medio de ferrocarriles nacionales, Ernesto Zedillo, se va a trabajar, después de que termina su mandato como Presidente, de asesor, a la empresa a la que le entregó los ferrocarriles».
López Obrador recalcó que el ex Presidente Felipe Calderón hizo lo mismo, pues primero «ayudó» a Iberdrola como Mandatario y al término de su sexenio, se fue de consejero a la empresa española.
El pasado lunes, el pleno de la Corte invalidó por unanimidad el candado impulsado por López Obrador, el cual está incluido en la Ley Federal de Austeridad Republicana, vigente desde noviembre de 2019.

¡Participa con tu opinión!