La obligatoriedad de la educación superior es bienvenida como medida para disminuir las desigualdades sociales en México, no obstante, se requiere ser muy conscientes de la operatividad de una medida en tal sentido, señaló Francisco Javier Avelar González.
El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes destacó que actualmente el sistema de educación superior en el país implica que el 17% de los mexicanos acceden a ésta.
Es decir, el resto significa el rezago educativo que tenemos en México en cuanto al acceso a estudios superiores, lo cual da idea de la magnitud de recursos y esfuerzos que se necesitan para una eventual cobertura universal.
Refirió que en Aguascalientes la UAA siempre ha estado dispuesta y lo estará, a incrementar su oferta educativa; en los últimos veinte años la incrementó en 90% y en los últimos siete años este crecimiento representó el 40%.
Más allá de la disposición, que la hay, reiteró, lo que se necesita es la garantía presupuestal para lanzarse hacia proyectos educativos de largo plazo y el incremento de la oferta académica lo es.
“Y es que implica un compromiso permanente y si no se cuenta con la contraparte de la certeza presupuestal, entonces esa apertura o expansión para más alumnos sería hacer una apuesta al desastre financiero”.
Avelar González recalcó que hay coincidencia en buscar la obligatoriedad de la educación superior, pues toda política pública que contribuya a reducir la brecha de la desigualdad social, es bienvenida, pero requiere de conciencia sobre su operatividad.
En ese contexto, estimó que aun siendo obligatoria y una garantía para los jóvenes, el examen de admisión a las universidades no deberá desaparecer, pues se trata, por lo menos para la UAA, de un instrumento fundamental para visualizar y atender las debilidades académicas que presentan los estudiantes al ingresar a ese nivel educativo.
“Cuando los alumnos llegan con vulnerabilidad académica, potencian la posibilidad de desertar de manera temprana, esto es, del primero al tercer semestre y si además de ello traen alguna otra vulnerabilidad, ya sea económica o de familiar, el riesgo se agudiza”.