CDMX.- A sus 52 años, Pepe Aguilar le dice adiós a su lado obsesivo con el trabajo y preocupado por situaciones ajenas a él. Ahora, tras la pandemia, la estrella se percibe como una persona más genuina que confía en su intuición.
Así lo demostró con su nuevo sencillo “Traigo Ganas”, anticipo de su próximo álbum inédito en el que mezcla mariachi con pop, con el que abre paso al nuevo Pepe.
“(Pasó la pandemia) y descubrí que se murió la persona que estaba acostumbrada a sacrificar esencia por acoplarse a cierto orden o formas, murió también el cuate que era permisivo, que se quedaba con el ‘así se hacen las cosas’, con cierto conformismo.
“Murió el cuate que se preocupaba mucho por las cosas que no valen la pena, porque la vida va a seguir, haga o no haga un show, y nosotros nos estamos muriendo cada día, mi familia, mis hijos. El cuate workaholic murió. Hay más seriedad, madurez, determinación, equilibrio, menos compromiso con lo externo y más con lo interno”, dijo en entrevista virtual desde su casa en Zacatecas.
“(El Pepe de ahora es) más comprometido, no pierde tiempo, más profesional, más auténtico, y con este disco muestro más elementos que ninguno antes tuvo en años, los primeros eran así, pero éste regresa a ese desparpajo, a esa inocencia, a esa no expectativa y a esa propuesta”. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)