El Relleno Sanitario “San Nicolás” sigue siendo un desastre y se encuentra totalmente desequilibrado, toda vez que sigue recibiendo residuos, por lo que urge sacarlo del desquiciamiento en que se encuentra, estableció el director de Conciencia Ecológica de Aguascalientes, Humberto Tenorio Izazaga.

El activista comentó que de acuerdo con información con que cuentan, fueron removidas las viejas celdas del relleno, lo cual es grave ya que empezaron a colocar residuos en las celdas cerradas, de ahí que siguen colectándose lixiviados y se derramaron porque rebasaron el límite físico que tenían que rescatar. “Se siguen llevando cerca de 1,200 toneladas diarias a un relleno colapsado. Actualmente tienen por lo menos 3 lagunas de oxidación con lixiviados”.

Apuntó que el desastre en el que está convertido el Relleno Sanitario de San Nicolás data de hace 2 años y en la actualidad ya colapsó, además de que también se ha caído la calidad del sistema de recolección de basura que anteriormente se tenía y muchos contenedores ya están rotos y los residuos empiezan a escurrir lixiviados debido a que está perforado el fondo de los mismos.

Recordó que hace muchos años sí se tenía un real control desde las oficinas de la Dirección de Limpia y Aseo Público donde había computadoras y cada camión recolector tenía un detector satelital para ver su ruta, evitar que se salieran y fueran a hacer servicios a alguna empresa a cambio de una propina.

Destacó que si bien recientemente se puso en marcha un relleno sanitario por parte de la empresa privada GEN ubicado en Tepezalá, no es la solución ya que pertenece a un particular y en el caso del relleno de San Nicolás se tiene que remediar la situación, además de que está ubicado en un punto estratégico para todos.

Por lo anterior, dijo que una vez que Leonardo Montañez asuma la Presidencia Municipal de Aguascalientes, buscarán las organizaciones ambientalistas una reunión a fin de pedirle con mano firme una solución a esta problemática. “Vamos a pedirle hacer una visita en el sitio para ver el desastre, el cual se tiene que controlar y si se va a cerrar este relleno, que se cierre, pero se necesita tener otro a donde se lleven las 1,200 toneladas diarias de residuos”.