Empresarios ex presidentes de organismos camarales y ex integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, repudian la intención de que un político, impulsado por otros empresarios, pretenda apropiarse de los intereses de los generadores de empleo y riqueza en la entidad, cuando él no es empresario y aunque preste los servicios a los más grandes, no representa sus intereses.

El ex presidente de la Coparmex y ex integrante del CCEA, actualmente presidente de la Asociación Civil México Líder, Francisco Ruiz López, expresó que ese avasallamiento con el que pretenden imponer a un político, como candidato a dirigir las riendas de la cúpula empresarial “es un acto desmedido y nos causa indignación. Esto merece que estemos preocupados e indignados”.

Resaltó que cierto es que hay mucho por hacer en lo que la iniciativa privada tiene que aportar, pero los políticos deben permitir que la sociedad civil participe libremente de manera activa y separar a los políticos que se enquistan en los organismos con intereses netamente partidistas; “que los partidos y los políticos lleven su agenda y donde se coincida, participemos y decidir cuándo y dónde no”.

Expresó que los empresarios que siempre han sido parte del CCEA no quieren dejar de serlo, pero los tiempos han cambiado y ya no representan las causas de la mayoría, como pudo ser en el pasado, y ahora vienen a postular, dijo, a un político -en alusión a Salvador Farías Higareda-, que inclusive ha sido candidato por un partido que en la actualidad poco figura en Aguascalientes, “y que claramente tiene interés rumbo al 2022, un interés partidista”.

Ahora resulta que “quieren meter a un político a una asociación civil, y hacerlo de la manera más sucia, de la manera menos transparente; apenas rayando de panzazo los estatutos del Consejo Coordinador Empresarial, pero que de llegar a ocupar el cargo, no representaría a los empresarios”.

Insistió Francisco Ruiz que “porque él no es empresario, no nos representa; nunca ha generado un empleo desde el emprendimiento ni de valor desde una empresa. ¿Quién se va a sentir representado por una voz que no sea distinta a la de los partidos políticos? ¿Quién se va a sentir representado por alguien que no es empresario?”.