CDMX.- Enfundado en un impecable traje de tono celeste, Roberto Carlos regresó a complacer, como lo hizo en muchas ocasiones anteriores, al público mexicano con sus clásicos en español. El ídolo brasileño de la canción, de 81 años, apareció en el escenario de la Arena Ciudad de México justo a las 21:20 horas mientras sonaba una pequeña intro musical de la banda que lo acompaña. Al escuchar los primeros acordes de «Emociones», las 15 mil personas presentes, cifra proporcionada por los organizadores, se pusieron de pie para recibirlo entre aplausos y gritos. «Muchas gracias, buenas noches. Qué placer de verlos, gracias por todo este amor que siempre he recibido de ustedes», dijo el músico, para proceder a interpretar «¿Qué Será de Ti?» y después brindar «Lady Laura».
Al unísono, «Cóncavo y Convexo» retumbó en el inmueble, que se inundaba de luces de colores desde la pista. La versatilidad del sudamericano le permitió entonar temas en español y en portugués, como ocurrió con «Mi Cacharrito» y «Detalles».
Entregó luego la célebre «El Gato Que Está Triste y Azul», al tiempo que los asistentes movían sus manos de un lado al otro.
«Ese Tipo Soy Yo» y «La Distancia» fueron de las más aplaudidas por el público, adulto en su gran mayoría. El momento culminante del recital llegó con «Amigo» y el popular himno «Jesús Cristo», cuando la gente logró pasar el cordón de seguridad y se acercó por completo al entarimado. (Staff/Agencia Reforma)