Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Un nuevo brote de ébola en República Democrática del Congo ha levantado alertas.

Expertos consideran que una pandemia, aunque posible, es poco probable.

¿Qué está pasando en RDC?

El surgimiento de Covid-19 en el este del Congo se produce cuando la región aún no ha declarado la victoria sobre el segundo brote de ébola más mortal del mundo en la historia, que ha dejado más de 2 mil200 personas muertas desde agosto de 2018.

Los esfuerzos de respuesta a ese brote se vieron gravemente obstaculizados por ataques rebeldes y desconfianza generalizada de los equipos de salud entrantes después de décadas de conflicto armado en la región. Los expertos en salud temen que esos desafíos también puedan complicar los esfuerzos para contener el coronavirus.

Un segundo brote de ébola no relacionado también surgió este mes en la provincia norteña congoleña de Ecuador. Los funcionarios de salud en el Congo también están lidiando con el brote de sarampión más grande del mundo, que ha afectado a todas las provincias y ha dejado casi 7 mil muertos.

¿Qué tan peligroso es el ébola?

El virus del ébola puede propagarse con rapidez y ser fatal hasta en 90 por ciento de los casos. Los síntomas incluyen fiebre, vómito, diarrea, dolor muscular y a veces hemorragias internas y externas. La principal vía de propagación es el contacto con fluidos corporales de las personas infectadas y con objetos contaminados como sábanas. Con frecuencia los trabajadores de salud están en riesgo.

La transmisión puede ocurrir de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

Se han detectado al menos 11 brotes de ébola desde 1976 en el este de África. El más extenso y complejo ha sido el de 2014-2016.

¿Es posible una pandemia?

Técnicamente, sí, como con casi cualquier enfermedad. Pese a ello, expertos consideran que hay factores que operan en contra de que alcance niveles pandémicos.

El ébola tiene una gravedad muy alta, pero es muy bajo en términos de modo de transmisión”.
El ébola tiene una gravedad muy alta, pero es muy bajo en términos de modo de transmisión”.
Christophe Fraser, profesor de epidemiología en el centro del consejo de investigación médica para el análisis de brotes en el Imperial College de Londres
Y es que, irónicamente, su mortalidad la hace más segura: una enfermedad que mata a un alto porcentaje de las personas que la contraen tiene más dificultad de propagarse.

¿Hay tratamiento?

El tratamiento de apoyo -rehidratación con líquidos orales o intravenosos- y el tratamiento de determinados síntomas mejoran la supervivencia. Todavía no hay ningún tratamiento de eficacia demostrada, pero se están evaluando diversas formas de hemoterapia, inmunoterapia y farmacoterapia.

Tampoco hay aún vacunas aprobadas para el ebola, pero se están evaluando dos posibles vacunas candidatas. Estas fueron muy importantes para contener un brote en 2019.

¡Participa con tu opinión!