Las fallas que se han tenido en el suministro de autopartes en la planta Nissan, ante los problemas de producción, abren la oportunidad para que la industria de autopartes comience, desde ahora, a proponer ser ella misma la que abastezca lo que se necesita en el ensamble de autos, o al menos de esos implementos que más fallan en la proveeduría, consideró el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz, Rogelio Padilla de León.
Lamentablemente, en lo inmediato, esas autopartes que están fallando con regularidad no pueden ser suplidas por la industria nacional o local, de ahí que sería interesante que, entre inversionistas locales, vieran esto como la oportunidad de ampliar su proveeduría. “Es una oportunidad en un tiempo difícil. El tema es que se tienen que hacer pruebas y ser aprobadas, lo cual podría ser tardado, pero se tiene que comenzar”.
El tema de los componentes electrónicos es que su proceso no se desarrolla tan fácilmente, sino que tienen su complejidad y un proceso especializado que no se puede hacer de un día para otro, sin embargo, en Aguascalientes, se sabe de siempre que hay talento, ingenieros con capacidad, pero falta que se atrevan a la inversión, para lo cual, sin duda, podrían requerir de impulso.
La pandemia y los estragos económicos han dejado la experiencia para que, en la industria de proveeduría, se busque, en el corto plazo, desarrollar los componentes que más se requieren y que tanto fallan en el suministro en la industria de ensamble instalada en la entidad. “Aguascalientes tiene capacidad para hacerlo, sólo necesitamos la infraestructura y que haya inversionistas que lo quieran hacer, pero también que el gobierno dé las facilidades para ello”.
No estaría mal que, por lo menos Nissan, que está instalada en Aguascalientes, estudiara la posibilidad de tener más componentes mexicanos, pues “con esta situación, se ha tenido aprendizaje de todos lados y para todos los sectores, lo cual debe ser mejor aprovechado”.
Al referirse a los paros técnicos en la industria automotriz, refirió que estos se han dado particularmente en la ensambladora de Nissan y no en las empresas satélites de ésta. “Afortunadamente, en lo que va del año, se ha trabajado con cierta regularidad, con paros técnicos en enero y febrero, en tanto que en marzo han sido paros intermitentes en algunas áreas que, hasta ahora, no ha afectado a los trabajadores, ni en su sueldo, ni con despidos”.