Noé García Gómez

La agenda política del estado fue abrumada en los últimos meses por el proceso electoral, encuestas, sondeos, declaraciones, conferencias, guerra sucia, declinaciones, adhesiones. Esperaríamos que, con el contundente resultado del domingo y la entrega del acta, ya terminaría este proceso electoral, que hasta cierto punto distraer muchas de las actividades de un estado.

Con los resultados de Aguascalientes creo que hay varios y grandes mensajes, -los cuales abordaré en otro artículo- pero del análisis de los resultados siempre es tiempo de la reflexión, donde cada uno desde el papel que les tocó, analice y de ser necesario replantee cosas.

Por ejemplo, desde el papel del ciudadano, analizar el resultado no sólo de la votación estatal, sino de su distrito y hasta casilla, y con ello ver qué puede hacer para seguir participando en mecanismos de participación política y democrática; o desde el papel de la clase política hacer una reflexión detallada no sólo de lo cuantitativo, sino de lo cualitativo que se desarrolló a lo largo de las campañas y cómo se puede contribuir a generar mejores condiciones y mayor altura en ellas.

También las candidatas, Martha, Natzielly y Anayeli que reflexionen cuál fue su papel en la contienda, si están satisfechas con el resultado obtenido, desmenuzar en qué zonas encuentran áreas de oportunidad o posibilidades de crecer, ya sea electoralmente o políticamente, para competencias políticas. Son mujeres muy valiosas que pueden aportar mucho a nuestro estado.

Pero también es importante que Nora Ruvalcaba, candidata que quedó en un segundo lugar (con un importante porcentaje de votos) se interiorice y realice una serie de reflexiones, ella como las otras cuatro candidatas, compitió en el marco de reglas preestablecidas, con esas reglas aceptadas se obtuvo un contundente resultado, más de 20 puntos de distancia con la ganadora, por lo que le pregunto, ¿es necesario judicializar el proceso electoral? ¿Qué quiere obtener con ello? Sin duda la ley le da ese derecho, el de presentar los medios de impugnación que a su beneficio considere, pero cuestiono, ¿no cree que ello contribuiría a generar un ambiente de polarización? El hecho que inicie un proceso judicial y salga a los medios de comunicación y mande un mensaje de no aceptación de los resultados, sólo crearía una confusión y molestia en sus simpatizantes y en la ciudadanía; replanteo, ¿no cree que es tiempo de reconciliación, de unir esfuerzos por nuestro estado y sociedad aguascalentense?

Por último, la candidata ganadora, Tere Jiménez -que el día de mañana recibirá su constancia-, sin duda tiene que reflexionar el gran compromiso que adquirió con una sociedad que está poniendo sus esperanzas y expectativas en ella, refrendando a su partido para mantener a Aguascalientes en los estándares de calidad de vida que tenemos, blindar la tranquilidad y paz social que se desarrolla en nuestro estado, proteger los buenos indicadores en materia educativa, que se ven reflejados en los alumnos y futuros ciudadanos, así como muchos otros temas.

Pero también de manera inmediata la gobernadora electa tiene que reflexionar y pasar a la acción, convocando a una “Campaña de Reconciliación”, esto basado en algunas declaraciones y entrevistas que ha dado después de la elección como la siguiente “necesitamos estar unidos, tenemos que dejar esos rencores, esos resentimientos al lado, Aguascalientes nos necesita a todas y a todos, no solamente a Tere Jiménez (…) invito a los ciudadanos a que pensemos qué le vamos a dar cada uno, a Aguascalientes, desde el lugar en el que nos encontremos, yo soy su aliada y el día de hoy, tiendo la mano a las personas que me ayudaron o no me ayudaron en esta elección, ya nos tocó vivir, aquí ahora qué le vamos a retribuir”. Creo que estas palabras -que las transcribí textualmente de una entrevista que dio la hoy gobernadora electa el lunes después de la elección-, nos demuestran que es consciente de que para consolidar al estado de Aguascalientes y llevarlo a los más altos estándares globales, requiere de todas y todos, por supuesto, todos los que quieran aportar y no restar.

El solo resultado le da una legitimidad legal, pero sin duda una campaña por la reconciliación para el bien de Aguascalientes, le incrementaría a una gran dosis de legitimidad moral, además de mejores condiciones de gobernabilidad frente al gran reto que esta por asumir.

¡Participa con tu opinión!