Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DEL VATICANO.- Durante la audiencia general de los miércoles en el Vaticano, el Papa Francisco habló extensamente sobre el abuso de niños por parte de sacerdotes adultos.
«Desafortunadamente, hay un número considerable. A las víctimas, deseo expresarles mi tristeza y dolor por los traumas que han sufrido», dijo el Pontífice, refiriéndose específicamente a un reporte divulgado el martes que reveló que, desde 1950, al menos 330 mil menores -muchos de ellos de entre 10 y 13 años- fueron víctimas de abuso sexual dentro de la Iglesia Católica francesa, 216 mil de ellos por parte de sacerdotes.
«Esto es además mi vergüenza, nuestra vergüenza, mi vergüenza porque por tanto tiempo la Iglesia ha sido incapaz de poner esto al centro de sus preocupaciones».
Francisco emplazó a los clérigos en Francia a «continuar haciendo todo lo posible para que similares tragedias no se repitan».
Además, instó a los católicos franceses a «asumir sus responsabilidades para que la Iglesia sea una casa segura para todos».
De los 330 mil menores, 114 mil fueron víctimas de laicos que trabajaron en instituciones religiosas, según el informe de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia.