Marlen Hernández
Agencia Reforma

Con una participación promedio de 51.2 por ciento en las últimas seis elecciones, México se ubicó entre los países con menor cuota de ciudadanos que ejercen su derecho y obligación al voto, en el lugar 172 de una lista de 189 naciones.
De acuerdo con datos del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA, por sus siglas en inglés), con sede en Estocolmo, y del Instituto Nacional Electoral (INE), el promedio de participación del conjunto de países analizados a nivel global fue de 69.6 por ciento, mientras que en los de Latinoamérica resultó de 67.4 por ciento.
En América Latina, sólo tres países tienen una menor participación que México: Haití, de 35.0 por ciento; Colombia, de 46.8, y El Salvador, de 48.9 por ciento.
Gloria Alcocer, presidenta del Observatorio de Fomento al Voto Joven, de la organización Fuerza Ciudadana, consideró que un factor que explica la baja participación en México es su modelo electoral que no exige un mínimo de votos.
Refirió que en otros países, como Ecuador, el sistema electoral contempla una segunda vuelta si en una elección presidencial ninguno de los candidatos supera un determinado porcentaje de los votos, por lo general mayoría absoluta.
“La tragedia en este país es que alguien puede ganar con el 2 por ciento de la votación; no hay un mínimo de participación, sin embargo, no creo que en México podríamos hablar de una segunda vuelta”, señaló Alcocer.
“Todavía tenemos un sistema electoral complejo y caro, y hacer una segunda vuelta, duplicaría los costos”.
Comentó que muchos países, a diferencia de México, no cuentan con elecciones intermedias.
“En las elecciones intermedias por naturaleza, es decir, donde no se elige Presidente, la participación de los votantes baja, a excepción de las entidades donde hay elección de Gobernador o Gobernadora, porque se percibe como que hay mucho más en juego que donde sólo hay elección de alcaldías y congresos locales”, apuntó Alcocer.
Si se consideraran sólo las últimas elecciones intermedias en México, el promedio de participación electoral desciende a 43.0 por ciento, lo que ubicaría a los ciudadanos mexicanos en el lugar 185 de 190 en votación relativa.
Sobre las expectativas de participación en las elecciones de mañana, Alcocer indicó que se podrían ver dos efectos relacionados con la pandemia: el ausentismo por el temor, o un voto de castigo relacionado con la crisis económica.
“Creo que el fenómeno de la baja participación hay que medirla particularmente en estas elecciones, no sólo como un desinterés, sino también por el hecho de vencer el miedo a contagiarse”, manifestó.