Ante situaciones dolorosas que se han vivido más crudamente a raíz del arribo de la pandemia por COVID-19, reportándose más fallecidos de manera inesperada o de que entran al hospital para no volverlos a ver, por el contagio, el duelo es un tema que debe ser manejado de manera adecuada, sí entre los adultos, pero también proteger a los infantes y adolescentes en cuanto a su situación emocional.
La psicóloga Verónica Ruiz González manifestó que los vínculos seguros y afectuosos siempre protegerán a los niños y adolescentes frente al duelo, pero también es indispensable que los adultos expresen sus sentimientos y los compartan con los menores, pues lo que más afecta a los infantes es el silencio y que se les excluya en la familia.

¿CÓMO CONVIENE ENFRENTARLO?
· Facilitar la comunicación y expresión emocional.
· Mantener vínculos seguros y afectuosos con los menores.
· Propiciar la adaptación a la nueva realidad.
· Evitar que los adultos oculten o censuren sus propios sentimientos.
· Buscar apoyo si el sentimiento de inquietud prevalece más de 6 meses.

LA VIDA ES DUELO. Las niñas y niños experimentan diferentes tipos de pérdida, desde un juguete hasta la muerte de alguien cercano. La transición de preescolar a primaria o de la infancia a la adolescencia e incluso los cambios de domicilio o escuela y la separación de los padres, también representan duelos.