Hugo Lazcano
Agencia Reforma

CDMX.- Para el cierre de Luis Miguel, La Serie no había que hacer concesiones de ningún tipo. Era el todo por el todo. Ir hasta el final. Ahora sí que un eclipse de «Sol».
Esto lo suscribe Diego Boneta, quien para esta tercera temporada de seis episodios, que estrena mañana Netflix, asumió la responsabilidad de cumplir con 18 horas de trabajo diarias.
Había que producir, actuar, cantar y tomar decisiones, de modo que para él y el equipo había que dedicarse de lleno para mostrar a Luis Miguel en momentos críticos.
En la trama dirigida por Humberto Hinojosa y escrita por Daniel Krauze, los fans verán el descenso del ídolo a territorios emocionales pantanosos, con mucho sexo, alcohol, superficialidad, dejo y abandono.
Ojeras, obesidad y cierta decadencia aquejarán al intérprete de «La Incondicional» en medio de problemas económicos y legales, en una línea narrativa donde la madurez personal y profesional ha tocado a su puerta.
En otra, está el Luis Miguel triunfador que tomó decisiones en extremo difíciles y luchó por rodearse de gente en la que pudiera confiar.
«Nuestra intención era mostrar a un Luis Miguel que realmente no se ha visto y romper con todo, con todo, con todo. Y arriesgar.

¡Participa con tu opinión!