El presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes, Raymundo Martínez Saucedo, señaló que la entrada en vigor de la Carta Porte 3.0 plantea desafíos operativos y financieros para las empresas de transporte de mercancías. Además, destacó la falta de claridad sobre una posible prórroga, lo que aumenta la inquietud ante dicha transición.
El especialista recordó que la nueva versión de la Carta Porte entrará en vigor a partir del primer día de enero de 2024. Este requerimiento, dijo, ha generado preocupación entre las empresas y transportistas debido a la complejidad de su llenado y la falta de preparación generalizada.
Destacó que la incertidumbre sobre la posibilidad de una prórroga por parte de las autoridades ha dejado a las compañías en un estado de incertidumbre. A pesar de los esfuerzos de capacitación, aún persisten dificultades para completar los 60 campos requeridos en la Carta Porte, que incluyen datos del chofer, licencia, seguro de mercancía y detalles de las unidades.
Señaló que hasta la fecha las empresas no están completamente preparadas para enfrentar los nuevos requisitos, lo que podría generar problemas operativos y retrasos en la entrega de mercancías, y poner en aprietos a estos profesionales. Además, la Guardia Nacional y otras autoridades tendrán la obligación de verificar las cartas porte y garantizar que cumplan con los nuevos requisitos. Finalmente, Martínez advirtió que por incumplimiento, las empresas podrían enfrentar onerosas multas y clausuras preventivas.

“Si tienes a un chofer que va a transportar una carga y se te enferma el día en que tenía que salir, y tuviste que cambiar de chofer, pues habrá que hacer cambios en la carta porte para poder entregársela y que pueda transitar. Si se descompuso la unidad y había que mover la carga a otro camión, pues hay que emitir otra carta porte con los datos de la nueva unidad. Entonces eso, operativamente, va a detener las mercancías…”
Raymundo Martínez