REAL DE CATORCE, SLP.- Con su cara de maleante, como dice que tiene, a Joaquín Cosío le caen «como anillo al dedo» los personajes de villano, pero detrás de lo que el público ve en sus películas, el actor es un malo muy bueno.
Durante un día de descanso del rodaje ¡Que Viva México!, la nueva película del director Luis Estrada que se filma en Real de Catorce, el actor de 58 años, en actitud amable, paciente y sumamente sencilla, se tomó fotos con cientos de personas.
Desde hace un mes, el originario de Tepic está en este pueblo junto a Ana Martín, Damián Alcázar, Poncho Herrera y Angelina Peláez, rodando la cinta para Netflix.
«Ha sido un estancia estupenda, estamos muy a gusto y por fortuna nos faltan cuatro semanas y aquí andaremos. Ya tenemos aquí un buen rato», dijo Cosío, quien estaba sentado en la terraza del hotel Mesón de la Abundancia, ubicado en una área concurrida.
«Vaya que es bonito (Real de Catorce), vine a filmar la nueva película de Luis Estrada, el que hizo El Infierno. Y estoy muy a gusto, muy contento».
Y sí que se le vio contento porque durante las más de seis horas que disfrutó de la tarde-noche comiendo, botaneando pistaches, tomando tequila y cerveza, el famoso «Cochiloco» de la película El Infierno, accedió a tomarse fotos con todos los que se lo solicitaron. (Paula Ruiz/Agencia Reforma)