Es indispensable impulsar la oferta académica en formatos no presenciales, en aras de facilitar el acceso a la educación a más personas, aprovechando la tendencia al alza de los internautas en todo el país, señaló Francisco Javier Avelar González.
El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes recalcó que, según estudios especializados, al cierre del año 2017, México alcanzó la impresionante cifra de 79.1 millones de usuarios habituales de internet.
Es decir, en tan solo una década, la cantidad de cibernautas con acceso a la red se ha cuadruplicado, lo que impone el reto de que el acceso a ese mundo de información que circula en internet sea del mayor provecho posible para quienes navegan y lo encuentran.
En ese sentido, destacó la oportunidad que tienen hoy en día los países para mejorar sustancialmente el nivel de vida y la formación de sus habitantes, si saben aprovechar adecuadamente la oferta de información y las tecnologías comunicativas.
De ahí, que consideró indispensable para las instituciones educativas de todos los niveles, pero sobre todo las de grado superior, entender la enorme posibilidad que representa la Educación a Distancia.
Se trata de la mayor herramienta que en este momento histórico pueden tener para cumplir a cabalidad y con una proyección inédita, su razón de ser y las funciones sustantivas, agregó.
Además, expuso que, si se toma en cuenta la velocidad con la que está creciendo la matrícula en las universidades del país, y se suman las dificultades logísticas que ello implica por la falta de espacios suficientes, la educación en línea es la alternativa.
Ofrecer materias, cursos o programas educativos completos a través de la red o en formato semipresenciales supone una opción viable para atender la creciente demanda estudiantil, sin disminuir la calidad en los contenidos, aseguró el rector de la UAA.
Finalmente, recordó que la educación es un derecho fundamental y a través de estrategias de educación a distancia, las instituciones de educación superior deben ayudar a que el acceso a la información y el conocimiento pueda garantizarse al mayor número de personas posible.
Ello dará oportunidad de formar mejores ciudadanos y lograr sociedades mucho más justas, equitativas, dignas y plurales.