Martha Martínez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las acusaciones de abuso sexual en su contra fueron producto de un intento de extorsión y chantaje, aseguró ayer Saúl Huerta Corona, diputado de Morena.

Sin dar detalles sobre los hechos, el legislador se limitó a decir que las circunstancias en las que ocurrieron los hechos fueron “muy extrañas”, por lo que aseguró que irá hasta las últimas consecuencias.

“El día de hoy (ayer) por la mañana me vi involucrado en un tema que es de suma importancia aclarar a la opinión pública. En un intento de extorsión y chantaje se me acusó falsamente de haber cometido abuso en contra de un menor de edad, esto derivó en una detención arbitraria, y en la violación a mi derecho de presunción de inocencia.

“Es importante aclarar que tras mi detención se procedió a hacer los respectivos exámenes periciales a la víctima, en donde se evidenció que no fue objeto de nin<guna agresión, al no existir evidencia pericial alguna, por lo que se determinó dejarme en libertad, toda vez que no incurrí en conducta delictiva alguna”, dijo en una breve conferencia en San Lázaro.

Huerta, acusado y detenido por la mañana, después de que un menor lo acusó de abuso sexual, negó haber utilizado su fuero como legislador para obtener la libertad.

Los exámenes periciales, dijo, demostraron que el menor que lo acusó no fue objeto de agresión alguna, por lo que las autoridades determinaron dejarlo en libertad.

“En ningún momento recurrí a mi fuero, que está contenido en la Constitución y en la Ley Orgánica del Congreso en su artículo 11 párrafo tres, el cual señala que no podrán ser detenidos ni ejercitarse en su contra la acción penal”, indicó.

Sin dar espacio para preguntas, el morenista señaló que continuará pendiente del proceso que siga la investigación en su contra, pero reiteró que es inocente.