Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX. -Red Bull espera una pronta recuperación de Sergio Pérez, sin embargo, la paciencia se agota.
Después de completar 12 carreras del calendario, que corresponden a la mitad de la temporada, el mexicano lleva 6 citas con resultados poco favorecedores para su cuenta personal y para el equipo.
La serie de 3 fechas consecutivas (España, Austria y Gran Bretaña) solo dejaron en evidencia el nivel en el que se encuentra el tapatío, pues solo cosechó 11 puntos y en consecuencia descendió hasta el sexto puesto en el Campeonato de Pilotos.
«Sabe que es insostenible no anotar puntos. Tenemos que anotar puntos en ese coche y él lo sabe. Él conoce su papel y su objetivo, por lo que nadie está más ansioso que Checo por volver a encontrar su forma», aseguró Christian Horner, jefe de los austriacos.
Aunque se relevaron algunas de las cláusulas del contrato de Checo, como la cantidad de puntos de desventaja que no puede sobrepasar o su puesto en la Tabla General, la escudería de Milton Keynes no tiene a un candidato en este momento con el que podría sustituirlo por más que se mencione a Daniel Ricciardo.
También, es un hecho que Liam Lawson, uno de los jóvenes a los que están preparando, probará el RB20 la próxima semana en Silverstone como parte de un video promocional de Red Bull.
En dicha sesión de 200 kilómetros, el equipo podrá comparar los resultados que ha obtenido de su túnel de viento ya en pista y en parte analizar el nivel del neozelandés, situación que pone sobre aviso a Pérez.
«La carrera aerodinámica de Liam se ha planeado desde hace un par de meses y para Checo, por supuesto, esto lo puede poner bajo presión. Eso es normal en la Fórmula Uno.
«Y cuando estás entregando poco, esa presión solo aumenta. Él es consciente de eso, lo sabe y este fin de semana nada ha ido a su manera», finalizó el mandamás.