Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El miércoles pasado murió su padre, César Ladrón de Guevara López, en el Centro de Alta Especialidad Médica de Xalapa, Veracruz. Tenía 56 años, diabetes y se dedicaba a la construcción. Había sido internado el 5 de junio.
“Es algo muy triste, porque es el primer Día del Padre que voy a estar sin él”, dice su único hijo, Omar, de 23 años de edad, un psicólogo valuador del IMSS y estudiante de Ciencias Políticas y Administración Pública.
Lo recuerda como un hombre muy fuerte, que sobrevivió a un accidente hace 27 años. Entonces le hicieron una cirugía de cerebro. Hace dos años comenzó con problemas renales. “Luchó y sobrevivió, hasta ahora”, afirma.
“Esto no es un juego, el virus pueden arrebatarnos a los seres más queridos”, señala el joven, sobre el calvario que ha pasado en los últimos días.