Omar Fares
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-El trabajo, la familia, los horarios, la pandemia, la violencia.
Los compromisos de la vida diaria hacen que nuestra salud mental se resienta y cada vez sean más las personas que presentan síntomas de depresión, un trastorno emocional severo que causa un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades.
La depresión afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo.
Además de la farmacoterapia y la psicoterapia, la actividad física se presenta como una opción efectiva ante este mal.
«El ejercicio, la actividad física, el juego, el simple movimiento es un factor que ayuda mucho a recuperar el estado de ánimo, porque el movimiento genera patrones de cambio a nivel cerebral y celular que en este caso va a permitir a un cerebro recuperarse o volver a equilibrarse con respecto al desajuste que presenta un estado depresivo», dijo el Coordinador del Área de Psicología del Deporte en el Code Jalisco, Tomás Trujillo Santana.
Una parte clave es comprender que el ejercicio por sí solo no dará el resultado esperado.
«Una de las técnicas más efectivas para el tratamiento de la depresión es la combinación de ciertos fármacos con otro tipo de terapias como puede ser la psicológica o incluso el ejercicio, pero siempre una combinación que permite un equilibrio.
«El ejercicio tiene estas bondades porque cuando el ser humano se mueve con ciertas características efectivamente cambian los patrones de la actividad eléctrica cerebral, incluso restaurando ese tipo de neurotransmisores que generalmente tiene una mejor incidencia en el estado de ánimo.
«En general, si decimos ‘a ver, el ejercicio es un factor protector para no caer en depresión’, efectivamente una persona que tiene hábitos de alimentación saludables y de movimientos va a protegerse de mejor manera porque las transmisiones neuronales están utilizando neurotransmisores que son muy potentes con respecto al estado de ánimo», explicó.
Trujillo indica que al comenzar, de preferencia se realice ejercicio en grupo y no de manera individual.
«Para alguien que pasa por un estado de ánimo bajo es recomendable que haga ejercicio en grupo, eso va a facilitar muchas cosas, porque exige autodominio de tu capacidad de persistir y muchas veces esta parte está debilitada en la depresión porque te abandonas a ti mismo, y en esa lógica cuesta por la propia cuenta ir a un gimnasio o un parque, y lo facilita si perteneces a una agrupación o tienes un instructor que te va jalando un poco el tener un grupo de amigos que comparten el reto porque te lo hará más soportable», destacó.

Otro enemigo
El sedentarismo acentúa la caída del ánimo de las personas.
«En cualquier escenario del universo la energía produce energía, si yo estoy atravesando por un trastorno del estado ánimo y me quedo muy quieto, me quedo muy sedentario, encerrado en mi casa, yo mismo estoy evitando la posibilidad de que esa energía se reproduzca», señaló el psicólogo Tomás Trujillo Santana, quien enfatiza que no es necesario realizar actividades de un deportista profesional.
«El ejercicio llega a ser muy útil, aunque no sea muy vigoroso, a veces con sólo caminar con amigos, la familia, incluso un día de juego como sucedía en la antigüedad, porque hoy no es tan común, los jóvenes juegan menos, pero los juegos son alicientes, porque me muevo, sonrío un poco, olvido un poco la parte que me tiene muy desgastado emocionalmente.
«Cuando una persona empieza a hacer ejercicio los retos van subiendo como el número de pasos que das, el número de kilómetros que incrementas, la transición de trotar a caminar, correr. Esa capacidad de reto es muy benéfico, para contrarrestar esa pérdida del sentido que se da con la depresión», comentó.
Cuida tu alimentación
Una dieta equilibrada te puede ayudar contra la depresión.
Los nutrientes que necesitamos para funcionar correctamente provienen de las elecciones que hacemos en cada comida, por ello es importante:
* Mantener un peso saludable y evitar las variaciones, suelen ocurrir por la pérdida de apetito o la aparición de ansiedad, motivo por el cual se recomienda acudir a un profesional de la nutrición.
* Hay que potenciar una dieta saludable y hacer especial hincapié en proteínas de alto valor biológico, como carnes magras, pescado, huevos, etc. para corregir posibles déficits de hierro, tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6 y B12.
* El consumo de frutas y verduras es importante porque contienen vitaminas del grupo B y tiene un fuerte poder antioxidante frente al estrés oxidativo.
* El Omega 3 también tiene un efecto protector, por lo que se recomienda consumir pescado azul y frutos secos, y añadir a la dieta productos de grano entero, semillas y nueces, para asegurar una dosis adecuada de selenio.
* Se aconseja evitar los productos ultra procesados, harinas refinada, refrescos o jugos envasados, conocidos comúnmente como comida chatarra.

CONÓCELO
Tomás Trujillo Santana es egresado de la licenciatura de psicología por el ITESO, y se especializa en psicología del deporte.
Actualmente es Coordinador del área de Psicología del Deporte del Code Jalisco, cuenta 22 años de experiencia, y tiene maestría y doctorado en psicología del deporte en España.

¡Participa con tu opinión!