La serie entre Clippers y Mavericks está que arde, ya que ayer el equipo de Dallas empató la serie 2-2 con una victoria de 135-133 y un tiempo extra disputado; Luka Doncic demostró que, a pesar de la adversidad, tiene la garra para hacer soñar a su equipo con grandes cosas.
El primer duelo entre Clippers y Mavericks terminó con un triunfo de LA por una diferencia de 8 puntos, después los texanos empataron la serie con un triunfo de 13 puntos de diferencia, mientras que en el tercer partido los Clippers volvieron a ponerse en ventaja con otra victoria de 8 puntos de diferencia, en donde Luka Doncic tuvo el riesgo de lesionarse por una torcedura de tobillo.
Mavericks y Clippers se volvieron a ver las caras en Orlando, el esloveno se vio más fuerte que nunca y comandó a su equipo a una segunda victoria para mantenerse con vida en la serie, aunque del otro lado Kawhi Leonard tuvo que sacar la casta ante la mala actuación de Paul George.
En el primer cuarto, el cuadro de Clippers fue el primero en tomar la ventaja, la diferencia había sido de 10 puntos a favor de los angelinos, pero en un juego de ida y vuelta, los Mavericks le dieron la vuelta al partido y se pusieron en ventaja por dos puntos de diferencia.
En el tercer periodo los de Dallas aumentaron su ventaja y acariciaron el triunfo, pero en el cuarto tiempo el equipo de Clippers poniendo parejo el marcador que se definió hasta el último segundo con un triple fallado de Leonard para ganar el partido, con este tiro erróneo prevaleció el empate a 121 obligando a un tiempo extra.
Ambas quintetas salieron con todo por el triunfo y no dejaron ir oportunidades de conseguir puntos dejando el marcador igualado, a falta de 9 segundos Marc Morris logró un triple que ponía a los Clippers por un punto arriba obligando a los Mavs a pedir tiempo fuera buscando el tiro ganador. Entonces llegó el momento grande de la noche para Luka Doncic que tomó la pelota y después de varias fintas se tiró hacia atrás buscando el triple con el tiempo expirando, el esloveno logró la canasta haciendo estallar al conjunto de Dallas que se fue con todo a abrazar a su joven estrella que sigue impresionando a toda la NBA. Los Mavs ganaron 135-133 empatando la serie a dos juegos por bando.

Doncic firmó otro triple doble en su carrera con 43 puntos, 17 rebotes y 13 asistencias, un verdadero héroe para el equipo de Dallas que ve como tiene a una de las estrellas más importantes de ahora y para el futuro. Su canasta tuvo una fuerte reacción en el mundo de la NBA, jugadores como LeBron James, Dwayne Wade, Damian Lillard o Trae Young publicaron lo imponente que es la estrella eslovena que llegó para brillar en el mejor baloncesto del mundo.