Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La aplicación de la cuarta dosis contra el Covid-19 avanza de manera lenta y restringida en México, alertaron expertos.
La vacuna sólo se aplica a las personas de la tercera edad, con comorbilidades o porque su actividad profesional los expone directamente al virus, como es el caso del personal médico, de acuerdo con fuentes oficiales.
El Gobierno federal no tiene contemplada una cuarta dosis obligatoria para la población en general, como parte del Plan Nacional de Vacunación.
En la Ciudad de México, desde abril se aplican refuerzos en distintas clínicas.
Cada dos o tres semanas se aplican las dosis de refuerzo o para rezagados. Fuentes oficiales calculan un promedio de 40 mil dosis.
Especialistas indicaron que, aunque la mortalidad por Covid-19 ha disminuido, continúa siendo un problema de salud pública.
«Han bajado, pero seguimos teniendo defunciones. Muchas son de personas no vacunadas, pero cada vez son más de personas que ya se habían vacunado, eso quiere decir que la inmunidad se va perdiendo y hay que reponerla.
«Es necesario dar el paso para la cuarta dosis, y seguramente va a venir una quinta dosis, y otras más porque el virus no se va a ir», dijo el epidemiólogo Gustavo Oláiz, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud de la Facultad de Medicina de la UNAM.
Francisco Moreno, jefe del programa de Covid-19 en el Hospital ABC, advirtió que ante las nuevas subvariantes de Ómicron existe una mayor posibilidad de reinfección, de enfermedad grave y hospitalización, pese a la vacunación en población vulnerable.