Mirna Ramos
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-La crisis hídrica por la que atraviesa Monterrey no sólo tiene alcances locales, sino también es caso de estudio para otras regiones de México y países de Latinoamérica que ya están viviendo o estar por enfrentar su propia sequía, señala Rosario Sánchez Flores, investigadora senior del Instituto de Recursos Hídricos del Estado de Texas y de la Universidad de Texas A&M.
Previo a su participación en el foro Reto Histórico: Agua para Nuevo León, organizado por Grupo REFORMA, el 4 de agosto, la también doctora en Administración de Aguas explica que la Ciudad tiene la oportunidad de afrontar el problema con un enfoque de inclusión y transparencia y con acciones sostenibles a largo plazo.
«Monterrey, para mí, está viviendo una oportunidad histórica», remarca, «es el caso de estudio ahorita, de Latinoamérica. ¿Cómo lo van a afrontar? Hasta ahorita no veo claro por dónde se van a ir.
«Sí sé que están invirtiendo mucho en infraestructura, pero realmente la parte de la integración, de la transparencia, de la inclusión, no la veo muy clara y además hay muchísima desinformación.
«(Monterrey) tiene todos los elementos para poder hacer algo de largo plazo y sostenible y un cambio de cultura en cuanto a la conservación de agua, uso, administración y conservación».
Afirma que la sociedad se encuentra en la línea entre el antes y el después, y es irresponsable pensar que las cosas regresarán a como era antes del inicio de la crisis.
También resalta la necesidad de establecer un marco regulatorio claro sobre las aguas binacionales, incluyendo las fuentes subterráneas.
«Transparencia e inclusión: por un nuevo pacto nacional de agua» será la ponencia que Sánchez presentará durante el foro a realizarse el próximo 4 de agosto.