Daniel Santiago
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Tras sus expresiones de molestia en momentos al firmar el sábado su proclamación como Rey del Reino Unido, surgieron dudas: ¿vive Carlos III con trastorno obsesivo compulsivo?
Sacudir con sus dedos la parte del escritorio donde firmaría, y pedir con la mirada y la mano derecha que alguien retire un tintero, fueron gestos interpretados como arrogancias y ligados a una condición mental que, se dice, tiene.
Sin embargo, no hay confirmación de que el nuevo monarca tenga el trastorno.
«Sería muy aventurado decir que por eso tiene un TOC», dice Patricia Coalla, coordinadora del Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad de la UDEM.
«(Su expresión) sí sería un rasgo que corresponde, pero no por eso podemos hacer un diagnóstico de TOC».
Lo que sí es un hecho es que el trastorno se puso sobre la mesa y es una oportunidad para conocerlo.
«El trastorno obsesivo es ese pensamiento que interrumpe mi vida cotidiana, que no me deja estar y que, además, me produce un grado muy importante de angustia», explica Coalla, psicóloga especialista en terapia racional emotiva y en técnicas cognitivas conductuales.
«Por lo mismo, tengo ciertos rasgos que serían lo que vemos en el Rey, la parte compulsiva, un comportamiento que usualmente tiene que ver con un tratar de bajar la angustia».
El documental Serving the Royals: Inside the Firm, en el que se menciona que Carlos III necesita que las agujetas de sus zapatos sean planchadas cada mañana, que el agua para la hora del baño esté perfectamente tibia, y el tapón de la tina en una posición específica, fortalecen la versión del TOC.
«Eso (los hábitos cotidianos) es algo que corresponde al contexto en el que vive la realeza y que no forzosamente nos habla de un TOC como tal», indica Coalla.
Claro, tampoco está descartado, ni en Carlos III ni en las personas que presentan estas conductas, pero se requiere de un diagnóstico.
«Si alguien dice: ‘tengo todos los ganchos en mi clóset hacia un lado y la ropa la tengo arreglada por colores’, eso, en sí, puede ser una idea ciertamente obsesiva, pero sin llegar a un trastorno, tal vez es sólo por comodidad.
«Si en la noche me despierto a revisar que todo esté bien, porque no puedo dormir pensando que un gancho esté fuera de su lugar, entonces si estaríamos hablando de un pensamiento obsesivo (que lleva a la compulsión)».
La recomendación de Coalla es acudir con un profesional de la salud mental en caso de que una angustia esté trastornando la vida cotidiana.
«Tener calidad de vida se puede lograr al 100 por ciento. Aun teniendo un trastorno, podemos tener una vida absolutamente normal», señala.
Entrevistada por separado, Maryfer Centeno, grafóloga y especialista en personalidad, apunta que la molestia del rey duró apenas segundos.
«Pero no es una molestia permanente ni algo que realmente le quite la paz por mucho tiempo», explica.
Se dice también que Carlos III tiene fobia a los gérmenes, señala Centeno.
«Pero hemos visto que ha tenido que vencer esta germofobia al salir a saludar al pueblo británico».

CONTACTO
Centro de Tratamiento e Investigación de la Ansiedad de la UDEM
José Vasconcelos 600, Col. Valle del Campestre, San Pedro
818-215-4569 y 4566.