Jorge Ricardo
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador defendió, por tercer día consecutivo, la decisión de liberar el jueves pasado en Sinaloa a Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán y advirtió que se trata de una filosofía de su Gobierno.
«¡Somos humanos, muy humanos!», afirmó el Mandatario.
«Acabamos de tomar una decisión muy difícil, pero muy humana en el conflicto de Culiacán, Sinaloa.
«Decidimos: Primero la vida de los seres humanos; no a la violencia. La paz, la tranquilidad; no la discordia, no el odio, no la violencia. La hermandad, el amor al prójimo, esa es la filosofía, esa es la doctrina de este Gobierno», dijo a gritos en su discurso en un mitin ante cientos de personas en la Plaza de la Danza de esta ciudad.
Incluso, el Mandatario acusó a los conservadores, a quienes calificó de «autoritarios», de haber convertido al País en un cementerio y de querer ahora mano dura.
«No nos importa que los conservadores, los autoritarios, quieran que se gobierne de otra manera, ya ellos lo hicieron y no dio resultados. Al contrario, enlutaron a México al convertirlo en un cementerio. Esa estrategia de querer apagar el fuego con el fuego, de enfrentar la violencia con la violencia nunca más. Jamás vamos nosotros a reprimir al pueblo de México», insistió.
El Jefe del Ejecutivo justificó así la decisión que, según él, tomó su equipo el jueves pasado de liberar a Ovidio Guzmán y que él respaldó ante el chantaje de los pistoleros del capo de causar daño a la población.
A diferencia de los mítines desde el viernes, ayer López Obrador fue más enérgico y a gritos y sacudiendo las manos expuso sus argumentos, al tiempo que sus seguidores corearon «¡No estás solo! ¡No estás solo!».