Yarek Gayosso
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fabiola Ramírez es para nadadora mexicana, abogada, empresaria, estudiante de maestría en Administración Pública y medallista paralímpica.

No sólo ha revolucionado la para natación, también revolucionó su vida, luego de ser diagnosticada con artrogriposis múltiple en su nacimiento, lo que ocasionó que sus extremidades no se desarrollaran por completo.

Pese a su condición, a los 15 años empezó a nadar. Dio un salto a los negocios en organización y logística de eventos infantiles, venta y diseño de manualidades, se mudó de su natal Aguascalientes a Houston y, hoy, a sus 31 años, es la primera medallista paralímpica mexicana en Tokio 2020.

La presea de bronce en los 100 metros dorso llegó después de tres ciclos olímpicos, luego de haber debutado en Beijing 2008 y competir en Río 2016.

“Fue muy inesperado para todos, gracias a Dios y al universo se dio, le dedico esto a todo mi esfuerzo de todos estos años”, expresó la medallista mexicana.

Han pasado 16 años desde que Fabiola entró a competir a una alberca, de la que ayer salió con un bronce, presea que hoy luce orgullosa en el cuello.