La absolución de Raúl Cuadra García en el proceso que se le siguió por delitos contra la administración pública, evidencia una “falla garrafal de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y amerita un extrañamiento a su titular, y en su caso, un ajuste en la institución”.
Así lo señaló el presidente del Consejo de Abogados de Aguascalientes, Érick Monroy Sánchez, quien sostuvo que si el fiscal anticorrupción “no tuvo el tino de corregir lo que había que corregir en la averiguación previa del caso, no está haciendo bien su trabajo”.
En entrevista, externó su temor de que la Fiscalía Anticorrupción judicialice más carpetas de investigación porque si el resultado va a ser el mismo, “entonces solamente le estamos dando atole con el dedo a la ciudadanía”.
En ese sentido, lamentó que la absolución de Arturo Solano y ahora de Raúl Cuadra repite la dinámica que por años han tenido los asuntos de servidores públicos de administraciones pasadas, y eso indica que “el Sistema Estatal Anticorrupción está fallando”.
Y es que el camino es el mismo, “los detienen, nos hacen creer que ahora sí habrá justicia y recuperación de bienes, pero al final de cuentas sólo hay un usted disculpe, se puede ir a su casa y llévese sus bienes, que probablemente fueron indebidamente obtenidos”, agregó.
Monroy Sánchez cuestionó también las declaraciones del fiscal anticorrupción en el sentido de que el expediente Paco Chávez no ha avanzado debido al cúmulo de amparos que ha promovido, y consideró que se trata de un pretexto para no atrapar a quien se presume sustrajo dineros del erario público.
Recalcó que si hay suficientes elementos en contra, el juez federal niega el amparo, pues este recurso legal es más fácil que se determine improcedente que procedente cuando está bien armada la acusación y, en su caso, es una figura jurídica de protección para los mexicanos, pero no para los delincuentes.
Si Paco Chávez los está obteniendo es porque seguramente no se está haciendo lo correcto y, “si hay incapacidad de la Fiscalía Anticorrupción entonces tendrán que hacerse ajustes ahí”, acotó.
El también ex presidente del Comité de Participación Ciudadana del SEA, consideró que en términos generales el sistema completo está fallando y las siete sillas que lo integran no están haciendo lo que tienen que hacer ni se están comprometiendo con su tarea.
“Se advierte que están dejando a los ciudadanos toda la responsabilidad, cuando el ciudadano es el que menos herramientas tiene para proteger a la población, sino que sólo es una voz entre siete espacios, seis de los cuales son precisamente quienes sí tienen a la mano la forma de prevenir actos de corrupción y no lo están haciendo”, concluyó.