José de Jesús López de Lara

Un policía ministerial mató de un balazo a un presunto delincuente cuando se le escapó al momento que se disponía a ingresarlo al Cereso para Varones Aguascalientes.
Quien murió de un impacto de bala en el costado derecho del abdomen fue un individuo identificado como Víctor Andrés, de 25 años, originario del municipio de Loreto, Zacatecas.
Esta persona había sido detenida el pasado fin de semana por agentes del Grupo Exterior Asientos de la PDI, por estar involucrada en la privación ilegal de la libertad de su esposa y de sus cuatro pequeños hijos, a quienes había amenazado con matarlos.
Debido a que contaba con una orden de aprehensión vigente por el delito de robo calificado, fue trasladado al Cereso para Varones Aguascalientes, con el fin de ponerlo a disposición de un Juez de Control y Juicio Oral Penal.
Los sangrientos hechos se registraron el domingo a las 15:30 horas, en avenida Siglo XXI Poniente y cruce con el Blvd. Adolfo Ruiz Cortines, hasta donde se trasladaron una gran cantidad de patrullas de la SSPM, Policía Estatal y de la Fiscalía General del Estado, además del helicóptero Águila Uno de la SSPEA.
Asimismo, acudió una ambulancia de Cruz Roja y el doctor Eduardo Álvarez Bravo, quienes certificaron la muerte de Víctor Andrés. Su cadáver quedó tirado entre los matorrales, en un terreno baldío ubicado en la avenida Siglo XXI Poniente, a un costado de unos locales comerciales.
Se estableció que, el domingo por la tarde, la encargada del Grupo de Mandamientos Judiciales de la PDI, la comandante Isabel, fue comisionada para trasladar al Cereso para Varones Aguascalientes a dos detenidos, entre los que se encontraba Víctor Andrés, a quien le habían cumplimentado una orden de aprehensión por el delito de robo calificado. Sin embargo, debido a que no había más agentes de investigación del llamado Grupo Panteras, se hizo acompañar de dos policías de investigación del Grupo de Guardia, siendo uno identificado como Gil y/o Gilberto C.
Los sospechosos, que iban esposados, estaban escoltados por los policías de investigación, mientras que la comandante conducía una patrulla de la FGE, siendo ésta una camioneta Nissan Titán, pick up, doble cabina, color blanco.
Al llegar al Penal Varonil que se ubica en el Blvd. Adolfo Ruiz Cortines, la unidad policial detuvo la marcha junto a la puerta de acceso. En ese momento, uno de los policías de investigación descendió para informar a los custodios sobre el traslado de dos detenidos.
Sin embargo, cometió el descuido de dejar abierta la puerta trasera del lado derecho de la patrulla, lo que aprovechó Víctor Andrés, que, a pesar de estar esposado, descendió para después correr y darse a la fuga por el Blvd, Adolfo Ruiz Cortines, en dirección al poniente.
Al percatarse de lo anterior, los dos policías de investigación y dos custodios fueron en su persecución para tratar de detenerlo, mientras que la comandante Isabel permaneció en la patrulla, escoltando al otro detenido.
Aparentemente, en su desesperación por no poder alcanzarlo y para evitar que escapara, el policía de investigación Gilberto C. disparó en dos ocasiones con su pistola de cargo y una bala hizo impacto en el costado derecho del fugitivo, a la altura del abdomen.
A pesar de encontrarse herido, Víctor Andrés siguió corriendo hacia la avenida Siglo XXI Poniente, donde intentó esconderse entre unos matorrales de un terreno baldío. Cuando llegaron los policías de investigación, lo encontraron ya tirado en el suelo e inconsciente, por lo que solicitaron una ambulancia de Cruz Roja. Sin embargo, cuando llegaron los socorristas, se percataron de que ya había muerto.
Cabe destacar que el policía de investigación que disparó y mató al sospechoso fue detenido y trasladado a la Fiscalía General del Estado. Mientras tanto, a la escena del crimen, acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.

ANTECEDENTE
La semana pasada, policías estatales y policías preventivos de Asientos rescataron a una mujer y a sus cuatro pequeños hijos, que estaban privados de su libertad en un domicilio ubicado en la calle Enrique Olivares Santana, en el poblado de Guadalupe de Atlas.
La mujer, identificada como Griselda, de 29 años, señaló a su pareja sentimental, Víctor Andrés, como la persona que les impedía salir de la vivienda, además de que los había amenazado de muerte.
El sospechoso no fue detenido, debido a que aparentemente se había trasladado al municipio de Loreto, Zacatecas, de donde es originario. Fue a su regreso que agentes del Grupo Exterior Asientos de la PDI lo capturaron, en cumplimiento a una orden de aprehensión que tenía vigente por el delito de robo calificado.