Ernesto Javier “Calita”, Juan Pablo Sánchez y el novillero Arturo Gilio, cortan oreja

Por FRANCISCO VARGAS M.

Interesante resultó el festejo con aforo limitado, que se llevó a cabo en la Plaza de Tienta de la ganadería de La Playa, que se ubica en el municipio de Lampazos, Nuevo León; divisa color verde, guinda y amarillo, propiedad de don Luis Fernando Quijano Domínguez.
Se jugaron ocho toros de buena presencia de la dehesa El Charco, divisa colores naranja, blanco y verde, propiedad de don Gerardo Garza; buenos en términos generales presentando tan sólo uno de ellos complicaciones.
Eduardo Gallo, quien abrió el festejo, realizó dos faenas de buen corte por lo que el salmantino escuchó ovación en su lote.
Ernesto Javier “Calita”, a su primero tras una faena artística le cortó una oreja; y en su segundo el mexiquense recibió calurosa ovación.
Juan Pablo Sánchez en el primero fue ovacionado; mientras que en otro de su lote cuajó una faena de temple y mando, por lo que el diestro aguascalentense recibió una meritoria oreja.
Arturo Gilio no se quiso quedar atrás al cortar una oreja en el primero y en su segundo el joven lagunero escuchó fuerte ovación.
Cabe mencionar que este festejo se realizó cumpliendo cada una de las medidas sanitarias correspondientes entre ellas, el uso de cubrebocas, sana distancia y toma de temperatura corporal; además de confirmarse como siempre que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)