Equipo vs. racismo

Mario Abner Colina 
Agencia Reforma

CDMX. -Playoffs de la NBA de 2014. La liga de baloncesto arde en indignación: en un audio filtrado a la prensa se oye a Donald Sterling, dueño de los Clippers de Los Ángeles, pronunciar exabruptos racistas en una conversación.
«No traigas negros a mis partidos», le dice el millonario a su amante, V. Stiviano. Sus dichos se hicieron virales.
Los Clippers, nutridos de afrodescendientes como cualquier equipo de baloncesto, enfrentaban a los Warriors de Golden State en playoffs. Sintiéndose humillados, algunos jugadores meditaban boicotear la serie como protesta.
El legendario Doc Rivers, su entrenador, sabía que tenía un equipo talentoso, capaz de luchar por el campeonato. Pero también que cualquier decisión que tomaran los suyos era entendible: él mismo se sentía afectado.
«¿Cómo se combate el racismo?», se le pregunta al actor Laurence Fishburne (Matrix, John Wick), quien en la miniserie Clipped: La Caída de los Ángeles Clippers, encarna a Rivers.
«Bueno, el racismo está incorporado en nuestra sociedad, en nuestra cultura», responde, en una videollamada. «Históricamente, hemos hablado sobre cómo las víctimas del racismo lo sufren, hablamos de ellas, pero no hablamos tanto de cómo el racismo ha beneficiado históricamente a otra gente.
Sterling, quien a la postre fue vetado de la NBA y forzado a vender a los Clippers, es interpretado por Ed O’Neill. Su apellido fue uno de los más mencionados por la prensa estadounidense ese año, y hasta el entonces Presidente de EU, Barack Obama, se refirió a él como «ignorante».
Clipped… llega hoy a Star+. Comandada por la productora Gina Welch, es una exploración al escándalo, en la liga, con su equipo, con su esposa Rochelle (Jacki Weaver) y con Stiviano (Cleopatra Coleman).