Más de 1,500 personas participaron en Aguascalientes en la convocatoria nacional hecha por la Conferencia Episcopal Mexicana de la Marcha a Favor de la Mujer y de la Vida, donde los asistentes portaron prendas de color azul y blanco y llevaban globos de los mismos colores, así como pancartas para expresarse en contra de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tras aprobar el aborto y quitar la objeción de conciencia de los médicos para poder practicarlos.

En punto de las 11 de la mañana arrancó el numeroso contingente del cruce de Madero y Cosío hasta llegar a la Plaza de la Patria, donde hubo pronunciamientos a favor de la vida y la familia y en repudio a la cultura de la muerte.

El coordinador del Frente Nacional por la Familia, Carlos García Villanueva, subrayó que con esta marcha buscan que las autoridades vean que una gran parte de la ciudadanía en Aguascalientes y del país no está de acuerdo con lo aprobado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, luego de que toma atribuciones de legislar cuando se supone que debe haber autonomía entre los 3 poderes.

Recordó que México tiene firmados muchos tratados internacionales que defienden la vida y reconocen incluso la vida del no nacido, así como la objeción de conciencia de parte del personal de salud, “por lo que queremos mediante esta marcha en todo el país decirle a la Corte que está mal, no estamos de acuerdo y que reflexionen lo que han hecho. La Corte no representa la justicia de este país de la mayor parte de los mexicanos”.

Consideró que el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, es un gran activista a favor de la ideología de género y forma parte del negocio para que se abran abortorios en el país, lo cual no es justicia, sino que es dinero.

Por lo anterior, anunció que esta semana que acaba de concluir ya entró una iniciativa ciudadana a la Cámara de Diputados, a través de la cual se pide el desafuero de 10 ministros de la Corte y que está jurídicamente sustentada, con todos los artículos específicos, donde se pide que haya juicio político e inclusive que sean destituidos. “Éste es un procedimiento legal que se está haciendo e iremos a todo lo que sea necesario y no descansaremos hasta que esto se eche abajo”.