Luego de una década trabajando en el área de comunicación de los sectores industrial, energético y biomédico, Marta Nelson, especializada en la Comunicación estratégica, ha fundado su propia empresa de Comunicación. Con sede en México y en Miami, su empresa N3 se dedica al desarrollo de estrategias de marca, contenidos, imagen corporativa, y el posicionamiento de marca a través del branding corporativo. Entre su cartera de clientes, N3 cuenta con grandes compañías de petróleo y gas, farmacéuticas y empresas de infraestructura, para el que ha creado un equipo especializado. Este año Marta fue destacada en la edición de mujeres líderes del Sector Energético por la revista Petróleo y Energía.

 

¿Cómo ha afectado la crisis del coronavirus a la comunicación empresarial?

Como hemos podido comprobar, existen muy pocos ámbitos de nuestras vidas que no se hayan visto afectados por el COVID-19, desde el día a día de las personas hasta el impacto en las grandes economías. Una emergencia como la que estamos viviendo afecta a todos las industrias y sectores del mundo, y la comunicación no iba a quedarse a salvo.

Eso sí, hay empresas que lo están haciendo mejor que otras. En una primera impresión parece lógico que, en tiempos de incertidumbre, en los departamentos de comunicación recorten presupuesto. Si la producción está bloqueada, ¿cómo no entender a nivel dirección que la comunicación también se pare? Pero reducir la comunicación, o incluso suprimirla, pasa una grave factura siempre a las empresas. Quienes contamos con una experiencia en el sector de la comunicación empresarial, sabemos que, ante escenarios de crisis, por mucho que la actividad principal esté parada desarrollar una buena campaña se convierte en la mejor estrategia para reforzar la imagen corporativa de una compañía. Claro que hay que optimizar recursos, pero invertir en comunicación resulta infinitamente más rentable que no hacer nada. Sobre todo, cuando nos dedicamos a sectores que implican una comunicación especializada.

¿Por qué consideras importante la comunicación especializada?

La continua transformación digital exige que los gabinetes de comunicación y las agencias se actualicen y se adapten a esos cambios. La interrupción digital ha revolucionado por completo los nuevos nichos de mercado, sobre todo en aquellos campos donde se necesita tener un conocimiento minucioso, es decir, una comunicación especializada, y saber responder a necesidades muy precisas.

La comunicación especializada permite el acceso y la comprensión de nuestro mundo, como, por ejemplo, los avances biomédicos con interés para la salud humana o la resolución de problemas ambientales, aspectos tan urgentes para la sociedad en la actualidad. La comunicación en el sector industrial y energético, en la que yo me he especializado, abarca un contenido muy característico y de mucho valor para el conjunto de la industria y la sociedad. Además de información técnica, estratégica, corporativa, de producto y de servicios, recoge la opinión de los líderes en el tema. La generación de contenidos por parte de los líderes de opinión resulta una herramienta muy poderosa por su impacto no sólo en la industria sino en el desarrollo económico y social de un país.

¿Qué te llevó a ser una emprendedora y montar tu propia empresa?

Siempre tuve muchas ganas de montar mi propio negocio, pero lo que me hizo dar el paso fue darme cuenta de la gran demanda que había en torno a lo que yo me dedicaba y la poca oferta. A lo largo de mi carrera profesional, sobre todo cuando trabajé en el ámbito biomédico, me di cuenta de que ciertos sectores, por no decir prácticamente todos, necesitaban comunicadores especialistas, es decir, profesionales de la comunicación con un conocimiento excepcional de la materia sobre la que crear una campaña de comunicación estratégica. Pero los obstáculos para dejarles trabajar desde su criterio venían desde las altas direcciones.

Nada más salir de la universidad, tuve la suerte de entrar a trabajar en una consultora bastante pequeña pero que daban la oportunidad de crear iniciativas muy innovadoras alrededor del mundo. Cuando una tiene autonomía y responsabilidad para tomar decisiones es consciente del riesgo que supone equivocarse, pero también la posibilidad que existe de llevar a cabo ideas que realmente supongan un impacto en la empresa. Y ese era mi objetivo profesional.

¿Qué aspectos consideras fundamentales para una buena consultora?

 Una empresa que se dedica a la creación de marcas, además de capacidades obvias, como la generación de estrategias y creatividad, tiene que destacarse en el mercado por sus sólidos conocimientos especializados. Conocer un poco de todo puede resultar muy interesante para tener una percepción conjunta de los mercados y abrir sus servicios a más clientes, pero nadie puede ser el mejor si no se especializa en un área concreta.

Al igual que cualquier empleado en una empresa, el éxito de una consultora B2B dependerá de su destreza para escuchar, aprender, analizar y aplicar el conocimiento y transferirlo a sus clientes con el objetivo de mejorar su branding corporativo.

Cuando una empresa se plantea contratar los servicios de una consultora B2B, no sólo debería buscar su expertise a la hora de desarrollar estrategias de marketing y posicionamiento, sino sus sólidos conocimientos en torno al sector en el que se desenvuelve y capacidad para trasmitir a un público concreto.

Una consultora de comunicación debe conocer la industria, el producto, hablar el lenguaje oportuno. Porque, al final, el público al que se dirige está muy bien informado de los aspectos técnicos que se vinculan a ese sector. No hay que saber de qué se está hablando, sino posicionarse como el que más sabe del tema, conocer el entorno y los líderes de opinión que pueden ser influenciadores importantes de la marca que se maneja.

¿Si uno no está conectado cómo va a desarrollar las supuestas estrategias que hagan diferenciarse a una marca de la competencia y hacerla líder en su gremio?

¿Qué diferencia a N3?

 Cada vez que una empresa nos hace un acercamiento, lo primero que hacemos es analizar su caso en detalle, incluso si no es un potencial cliente.

Todos nuestros proyectos se desarrollan desde una cultura orientada al cliente y sus valores. Para nosotros, los valores de la empresa, su misión y su visión, son las bases primordiales que nos esforzamos por entender y con las cuales trabajaremos después para todo el desarrollo de la marca. En N3 sabemos escuchar, y no sólo a nuestros clientes, también a sus audiencias. Nuestro objetivo es ir más allá de los resultados que el cliente nos pide, trabajamos para superar sus expectativas. Cuidamos cada proyecto y ponemos toda la pasión en él. Y sinceramente creo que en este punto radica nuestro éxito.

Por otro lado, yo entendí hace mucho que sin un expertise en un campo concreto no se puede llegar muy lejos. Y eso lo he aplicado en mi empresa, la cual maneja información más compleja y sensible de lo normal. Nuestro equipo cuenta con la experiencia y facilidad de traducir textos técnicos de gran complejidad en lenguaje comercial. Sabemos de lo que hablamos y por eso somos capaces de crear estrategias tan efectivas. El éxito en la efectividad de los mensajes y de sus acciones depende en gran medida de tener comunicadores preparados.

Y aunque es cierto que la formación en las facultades cada vez se dirige a eso, a tener personas muy preparadas en conocimientos específicos, muchas empresas siguen contratando los servicios de otras consultoras que no están especializadas. ¿Cómo van entonces a saber las prioridades y ser capaces de crear estrategias de comunicación que tengan un impacto en su público y su reputación?