Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- De los casi 10 millones de firmas entregadas para respaldar la consulta sobre revocación de mandato presidencial, más de 8 millones se obtuvieron en formatos de papel, un mecanismo que el INE había desechado inicialmente debido a que implica más riesgo de trampas, simulación y falsificación.
A través de la aplicación creada para reunir apoyos al ejercicio sólo se entregaron 1.3 millones de firmas y de ellas al menos 13 por ciento presentan inconsistencias.
El INE ha explicado que las firmas en papel deberán subirse a la plataforma digital, incluso varias veces, para compulsarlas con la Lista Nominal, lo que implica más tiempo y menos certeza de la veracidad de las mismas.
El formato impreso -al que obligó el Tribunal electoral-, no sólo implica una revisión acta por acta que tarda semanas, sino la imposibilidad de verificar su autenticidad a través de todos los candados que sí prevé la aplicación.

¡Participa con tu opinión!