Este sábado por la mañana se vivió un emotivo evento en el segundo patio de Palacio de Gobierno, cuando las autoridades más importantes del Estado se dieron cita para estar presentes en la entrega a los ganadores al Premio Estatal del Deporte 2021 que fueron elegidos hace algunas semanas, pero apenas ayer recibieron sus distinciones al ser una tradición tener esta fiesta deportiva en la conmemoración de la Revolución Mexicana.
El gobernador del Estado, el contador público Martín Orozco Sandoval, fue el encargado de dirigir esta emotiva ceremonia en la que también estuvieron autoridades importantes como el director del Instituto de Educación de Aguascalientes, Ulises Reyes Esparza; el presidente municipal de la capital, Leonardo Montañez; y el director del Instituto del Deporte de Aguascalientes, el doctor Manuel Aceves Rubio.
Cabe recordar que los ganadores del Premio Estatal del Deporte 2021 fueron Jonathan Muñoz y Fabiola Ramírez por sus destacadas actuaciones en Tokio 2020 en las categorías de deporte convencional y adaptado respectivamente. Asimismo, sus entrenadores ganaron premios siendo David Muñoz y Alma Verónica Flores Flores, todos ellos subieron al escenario para posar con las autoridades y recibir su cheque de 22 mil pesos, en tanto en la categoría de Fomento y Promoción Deportiva los ganadores fueron la Asociación Estatal de Ademeba de Baloncesto y la instructora Verónica Campos Guerra que se dividieron el premio recibiendo cada uno once mil pesos.
Todos los ganadores al final posaron tanto en grupo como con sus respectivas familias y se dijeron contentos y orgullosos por obtener esta distinción especial que premia todo un año de trabajo, sacrificio y esfuerzo en sus respectivas disciplinas, todos siendo un ejemplo para futuras generaciones que quieran destacar en el deporte. Por su parte, Martín Orozco destacó el trabajo de los ganadores y los invitó a continuar por el mismo camino que los trajo a ganar esta edición del premio, asegurando que son un ejemplo para la sociedad de Aguascalientes por destacar cada uno desde su trinchera.