Frida Edith Andrade Alemán
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Frente al alza de precios de los autos y las tasas de crédito, una opción para los consumidores mexicanos podrían ser los esquemas de arrendamiento para evitar grandes gastos inmediatos, pero ¿es mejor rentar que comprar?

Las familias mexicanas ven la compra de un auto como un patrimonio, pero hay que tomar en cuenta que aunque es una herramienta que permite transportarse, al final se depreciará, además de que requiere mantenimiento, explicó Ramón Martínez, experto en finanzas personales de la Escuela Bancaria Comercial.

Para comprar un auto nuevo tanto en financieras de marca como en bancos, la tasa de interés en promedio a mayo oscilaba entre 11 por ciento y 15 por ciento, cuando en el mismo mes en 2021 se podía encontrar entre 9 por ciento y 13 por ciento, informó Roberto Esparza, director de BitCar, empresa mexicana dedicada al arrendamiento vehicular.

Por ejemplo, para las personas con actividad empresarial es más conveniente rentar un auto, pues es posible deducir varios de los gastos asociados.

«Conviene en personas físicas con actividad empresarial, honorarios principalmente, ¿por qué conviene? porque las mensualidades son deducibles de impuestos al considerarse (autos) una herramienta de trabajo», explicó Martínez.

Esparza, por su parte, comentó que la gente está buscando cada vez más la renta de vehículos como una opción para evitar el pago del crédito al comprar uno.

«Ante la escalada de precios, la inflación de los vehículos, la subida de tasas en general, pues las personas están buscando una opción diferente que no represente una descapitalización», afirmó.

Una de las ventajas de rentar el auto, frente a su compra, es que las personas no invierten en un bien que con el tiempo va a perder valor.

Los primeros tres años es cuando un auto sufre aproximadamente entre el 50 por ciento y 60 por ciento de su depreciación, destacó Gerardo San Román, director de Jato Dynamics en Latinoamérica.

Cabe recordar que si es para uso personal y no empresarial, no se puede obtener el beneficio fiscal de la deducción por la renta del auto.