El Instituto de Asesoría y Defensoría Pública del Estado de Aguascalientes mantiene actualmente la representación directa de 1,832 casos de menores de edad o incapaces en juicio que, por situación extraordinaria, requieren de un defensor hasta que alcancen la mayoría de edad, a razón de que los padres pelean en tribunales por los derechos del menor.
Víctor Manuel Herrera de Lira, director del IADPEA, señaló que existe un convenio con el Poder Judicial y las diferentes dependencias con que tienen la responsabilidad de representar en juicio a menores de edad o personas con capacidades diferentes, “no es una figura de tutor o un curador que se encarga de ver los bienes de la persona sujeta a un procedimiento que requiere de ese representante legal”, aclaró.
Explicó que el representante que se designa desde la orden de un juez es para cuidar que durante el juicio al menor de edad o a una persona en condición especial no se le violen sus derechos, sobre las necesidades a lo externo de ese infante se encargará el Sistema DIF o la Procuraduría de la Defensa del menor.
El director del Instituto de Asesoría y Defensoría Pública del Estado de Aguascalientes precisó que 1,832 asuntos pueden parecer una cifra elevada, pero la realidad es que son casos que requieren de mucho tiempo y no todo el tiempo se encuentra activo el procedimiento jurídico.
Un caso puede quedar inactivo cuando se logra la pensión alimenticia al menor, se concreta la convivencia pacífica con los padres de familia, y en ese caso el representante del menor del IADPEA hasta ahí vigila, pero continúa latente su representación en el juicio y este juicio termina cuando alcanza la mayoría de edad y se convierte en adulto.
Finalmente, Víctor Manuel Herrera de Lira detalló que existe un representante legal de este instituto, especializado en estos casos de menores que requieren de una defensoría en casos como divorcios o demandas de pensión alimenticia, lo cual puede suceder en cualquier momento de su vida en tanto cumple los 18 años de edad.