Desde el año pasado, la halterofilia ha sufrido diversas cancelaciones en eventos tanto nacionales como internacionales que han privado a cientos de deportistas en tener la oportunidad de competir con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio. El aguascalentense Jonathan Muñoz Martínez se ha tenido que enfocar en su acondicionamiento físico y en una que otra competencia virtual para mantenerse en forma recordando que tiene altas probabilidades de asistir a la justa veraniega.
Muñoz entró ya a la recta final de su preparación para volver a las competencias oficiales, ya que del 16 al 25 de abril se disputará el Panamericano de la especialidad en Santo Domingo, República Dominicana, que será la primera competencia presencial desde la pandemia, misma que otorgará puntos en el ranking rumbo a Tokio siendo vital en las aspiraciones para el atleta de Aguascalientes. Con esto en mente, la selección mexicana de levantamiento de pesas inició un campamento en Monterrey, Nuevo León, para ultimar detalles rumbo a este importante evento. De la misma forma, este evento continental será puntuable para los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2022, con sede por definir. Los pesistas que están en Monterrey son los yucatecos Diana Chay y Viviana Muñoz (45 kilogramos) y Josué Medina (109); los guanajuatenses Andrea de la Herrán y Socorro Villa (49) y Antonio Vázquez (61); los veracruzanos Ana Gabriela López (55) y Javier Azcatl (102). Además de la tapatía Janeth Gómez (59), la chihuahuense Quisia Guicho (64), las sonorenses Eva Gurrola (64) y Anacarmen Torres (81), la bajacaliforniana Aremi Fuentes (76), la regia Alejandra Garza (76), la poblana Gladis Bueno (+87). Los campechanos José Manuel Poox (55), Josué Aguilar (81) y José Luis López (96), los quintanarroenses Víctor Güemez (61) y Bredni Roque (73), el aguascalentense Jonathan Muñoz (67), el sinaloense Jorge Cárdenas (73) y el sudcaliforniano Raúl Manríquez (+109). Los entrenadores que los acompañan son Chen Xian, Javier Adrián Tamayo, Jesús Emmanuel Vázquez, Jorge Gabriel Rodríguez y Azael Martínez